Francisco Mireles: “Aún no hemos tomado conciencia del valor que tiene mantener los oficios artesanos”

Francisco Mireles Betancor es técnico de FEDAC, entidad pública que vela por la preservación y la promoción de la artesanía canaria. Licenciado en Historia y en Antropología Social y Cultural, este experto en etnografía ha desarrollado su carrera en torno a la investigación y la recuperación del patrimonio del archipiélago, formando parte del equipo de profesionales que apoya y difunde la labor artesana desde la FEDAC. Una encomienda que mantiene activo el compromiso del Cabildo de Gran Canaria con la conservación de nuestras tradiciones.

Muchas gracias por atender a #NuestroGranDestino. Después de más de 25 años de trabajo de la FEDAC, ¿crees que los grancanarios entendemos ya el valor patrimonial de la artesanía, o resta todavía trabajo de concienciación por hacer?

El valor patrimonial de un objeto o de un bien cultural siempre está en continuo proceso de cambio. El concepto de artesanía es, en sí mismo, dinámico. Por lo tanto, son muchos los factores que inciden en su reconocimiento social, que depende incluso de la edad y del sector económico del comprador potencial. Los estudios de mercado deben realizarse constantemente para detectar los cambios de orientación de la población para desarrollar así unas campañas de publicidad que incidan en el objetivo propuesto.

Estos factores, siempre complejos, implican que desde los organismos oficiales se desarrollen operaciones de concienciación del potencial que tiene la artesanía como elemento que refleje la idiosincracia de esta tierra, tanto para el habitante local como para el foráneo. Por lo tanto, se debe seguir incidiendo en la población para que reconozca el valor de los artefactos realizados a mano. Es necesario hacer llegar la complejidad y riqueza de las operaciones que conlleva la elaboración de un objeto artesanal.

 

Y los jóvenes, ¿se van incorporando a las profesiones artesanas? ¿Los oficios tradicionales corren riesgo de desaparecer?

Los jóvenes se incorporan a los oficios artesanos contemporáneos con nuevas ideas y nuevos materiales, encontrando en el diseño una vía de expresión artística y funcional para el desarrollo de las piezas.

Sin embargo, las actividades tradicionales con procesos de trabajo ligados al campo en los que hay que extraer la materia prima, en general, se caracterizan por la falta de relevo en la mano de obra, incluso en aquellas sagas familiares en las que después de varias generaciones de ejercerlas, ningún miembro elige seguir el camino de sus ancestros.

Ahí está el reto, cambiar para permanecer y buscar nuevas alternativas que sean de utilidad para la sociedad actual.

 

¿Qué tipo de compra suele ser la artesanía? ¿Son regalos de navidad o es más común como regalos de empresa?

Las campañas de Navidad han sido muy efectivas porque hay un público que acude a buscar el regalo artesanal para esas fechas tan señaladas. Bien es verdad que, la feria que cada año se celebra en el Parque de San Telmo de la capital grancanaria está ubicada en un lugar idóneo, de tránsito hacia la zona comercial abierta de Triana, en un nexo de comunicación fundamental en el transporte capitalino, con la estación y paradas de guaguas próximas y cerca de varios aparcamientos.

Tampoco debemos olvidar que la Feria Regional de Artesanía de Canarias se organiza en el mes de diciembre, cada dos años en el parque de Santa Catalina, coincidiendo con la temporada de cruceros. Con esta iniciativa se acerca el producto artesano a otro sector de visitantes y a la población de la capital que gira en torno a ese emblemático punto de conexión entre los barrios de Guanarteme, La Isleta, Santa Catalina, El Pilar y la zona de Las Canteras.

En relación a los regalos de empresa aún queda una ingente labor por hacer. Las empresas en general no se han decantado de forma específica por la artesanía como elemento que represente su marca o como objeto que refleja la identidad de la tierra en la que está instalada. Es uno de los grandes retos que se debe abordar desde el sector público, potenciar este nicho de mercado.

 

Otra pregunta de comercialización. La feria en San Telmo se ha consolidado como cita obligada en Navidad, es ya una tradición. ¿Qué cuota de sus ventas anuales puede cubrir un artesano que participe en esa feria?

La venta que se realiza en la feria de Navidad es básica para el sector, pues si bien se realizan una multitud de operaciones comerciales, también es la carta de presentación de los artesanos y artesanas. El artesanado busca siempre innovar en su línea de producción, ofrecer novedades, y esta feria supone el escaparate ideal para mostrar esos nuevos productos, que cuentan siempre con un comprador. Tampoco debemos obviar que las compras navideñas tienen un “comprador cautivo”, que se caracteriza por realizar la adquisición de un regalo de última hora para un familiar o amigo.

Además de las ventas directas, durante esta Feria los talleres reciben encargos en los que trabajan durante el año y se hacen contactos con tiendas y proveedores.

 

La marca FEDAC es muy notoria entre los canarios, pero ¿cómo podríamos hacerla crecer entre turistas? ¿Necesitamos más puntos de venta? ¿Mayor número de ferias durante el año quizás?

Se ha producido una interesante sinergia entre algunas grandes cadenas hoteleras del sur de la Isla, que han demandado que grupos de artesanos acudan algunos días en semana a sus instalaciones para ofrecer directamente sus piezas a los turistas.

Esta iniciativa ha ido cuajando poco a poco y desde hace unos años se repite, consiguiendo que el artesano y el turista entren en contacto personalmente dentro de la instalación hotelera, captando a los turistas de hoteles de “todo incluido” y a quienes se mantienen en el contexto del interior del hotel.

En relación al número de ferias, en estos momentos se desarrollan dos en las proximidades del faro de Maspalomas, en el núcleo del turismo del sur de la Isla. Estas dos ferias están dirigidas a dos tipos de turismo, el de invierno y el de verano. Son perfiles diferentes de compradores y se comprueba en cada edición que los productos que demandan son diferentes, pues el perfil de cada uno es distinto.

La próxima tienda en el Faro de Maspalomas será un revulsivo…

Es verdad que la marca FEDAC es conocida entre el sector local de los compradores locales, pero aún queda mucho por hacer para potenciarla entre las empresas que trabajan directamente con el turismo. Se debe conseguir que estas empresas tengan a FEDAC como referente de calidad, informando a sus clientes que la artesanía grancanaria tiene un organismo público que garantiza la calidad y la factura manual de un auténtico producto local e informando sobre dónde se pueden conseguir estos artículos.

La próxima apertura de una Oficina de Información Turística y una Tienda de Artesanía en el Centro Etnográfico Faro de Maspalomas, será un revulsivo para el sector artesanal, pues el faro como hito cultural y espacial es un reclamo de primer orden que, además, está ubicado en el epicentro de la mejor zona turística del sur de Gran Canaria.

Desde FEDAC estamos muy ilusionados con este proyecto por las posibilidades que ofrece para promover la difusión del valor cultural de este ingente patrimonio que aún es desconocido para el foráneo.

Y la otra gran feria, junto al Faro de Maspalomas, ¿cuántos artesanos llegan a participar? ¿Atrae mayoría de ventas de turistas o también arrastra clientela local?

El espacio anexo al faro de Maspalomas es muy singular, pues es atractivo y reúne una gran calidad espacial y, como anteriormente hemos dicho, es un hito icónico dentro del sector turístico grancanario.

Las ferias junto al faro están situadas en el mejor entorno que actualmente existe. Las dos ferias, tanto la de primavera como la de verano, tienen garantizada la asistencia por estar junto a la avenida y adaptarse al horario del turista.

Se busca que el turista compre el producto original que representa e identifica a la tierra que está visitando. El objetivo es que el comprador tenga la impresión que con la adquisición de un elemento artesanal se está llevando un trozo de aquí, de su gente, de la tierra, del sol y del paisaje, en definitiva, que está portando una parte de la esencia de esta ínsula.

 

​Si tuvieras que contar en pocas palabras las razones por las que debemos proteger el trabajo artesano, ¿cómo lo explicarías?

Las razones son variadas y todas igualmente válidas. El artesano tradicional y los objetos que fabrica son, de hecho, en conjunto un patrimonio cultural. Aún no hemos tomado conciencia del valor de mantener estos oficios a través de la compra de los objetos. Estos oficios, sus procesos, productos y herramientas son patrimonio porque forman parte del legado transmitido durante generaciones, aunque la funcionalidad de los productos haya variado, su valor radica en ser expresión de nuestra cultura y de un proceso histórico que conformó nuestra sociedad.

Actualmente la artesanía es reconocida por su estética, por ser una manifestación artística, pero hay un profundo desconocimiento sobre sus procesos de elaboración. Cuando descubrimos la singularidad de la fabricación de un elemento realizado a mano comenzamos a valorarlo desde otra perspectiva, a partir de ahí el objeto adquiere otra dimensión para nosotros: sabemos explicarlo porque hemos investigado cómo se hizo y para que se utilizaba.

Por otro lado, no debemos olvidar que la compra de una pieza de artesanía, se acompaña del trato directo entre comprador y el vendedor, que siempre se produce de forma amable entre ambos participantes y que, además, se retroalimenta cuando el producto se hace por encargo en base a una relación previamente consensuada entre los interlocutores: el objeto de artesanía personalizado.

 

 

*Puntos de venta FEDAC en Playa del Inglés y Las Palmas de Gran Canaria.
**Más información sobre el proyecto ‘Carta Etnográfica de Gran Canaria‘.

Simple Share Buttons