Juan Salán: «Necesitamos marcas e instituciones con la sensibilidad suficiente para entender que los festivales generan riqueza»

Juan Salán es un productor y promotor musical con 30 años de recorrido profesional, referente en el circuito de música popular del archipiélago. Su antigua sala, ‘La Calle’, fue el kilómetro cero de la música rock para toda una generación de la capital grancanaria. Pudimos hablar con él del creciente ‘turismo de festivales’ y del valor de los conciertos como vehículos de promoción de marcas.

 

Gracias por atender a #NuestroGranDestino. ¿Cuándo empiezan los festivales de verano a convertirse en negocio para las ciudades? ¿Dónde arrancó el boom del ‘turismo de festivales’?

Los primeros festivales que yo recuerdo, hace ya más de 20 años, fueron Espárrago Rock en Granada, Festimad en Madrid, Doctor Music en Pirineos y ya un poco más tarde, el FIB de Benicasim. Estos fueron los eventos que marcaron el pistoletazo de salida a todos los festivales que puedes encontrar hoy en día, a lo largo y ancho de la geografía peninsular.

Alguno de estos festivales se realizaban en pequeños municipios, alejados de grandes urbes. En municipios de 25.000 o 30.000 personas, en lugares que cuando llegaban las fechas del festival llegaban a ver duplicada su población. Evidentemente el impacto económico que un evento así produce en esos municipios o en la zona del festival pues acaba resultando muy importante.

 

Solemos pensar que el turismo de festivales se limita a gente joven que viaja con lo justito, que gasta poco fuera del ticket. Pero hay eventos de todo el espectro, también para público de renta alta, tipo Starlite Marbella o el Coachella Festival, y seguro habrá mil más. Como ocurre con todo lo relacionado con el turismo, productos para todos los gustos….

Sí, actualmente la oferta de festivales es tan variada y los festivales se llegan a producir tan personalizados, que cada promotor tiende a buscar formas de diferenciarse del resto.

Puedes encontrar por ejemplo festivales adaptados para toda la familia. Son eventos que crean espacios a medida, dentro del festival, para poder atender a público de todas las edades. Luego también puedes encontrar festivales para cualquier estilo musical, o festivales donde el entorno que rodea al espacio de celebración es suficientemente llamativo en sí como para que la gente no sólo se fije en la parte musical. Esos últimos son festivales que reúnen muchos más elementos, que pueden poner en valor los paisajes, o la gastronomía, los monumentos, etc….

 

Se oye decir que la música en directo vive un pequeño ‘renacimiento’ tras la llegada del streaming, con la caída de la industria del disco. ¿Esto es así? ¿Se programan más conciertos que 10 años atrás?

Bueno, después de la crisis de hace unos años ahora ya empezamos a notar cierta alegría en el consumo. Y este aumento en el consumo también se nota a la hora de planificar y hacer un gasto para acudir a un festival. La gente puede llegar a programar sus vacaciones en función de sus gustos musicales, en función de sus necesidades a la hora de acudir al festival que prefieren.

Por lo tanto, ahora mismo diría que sí, que hay más conciertos que hace unos años. Aunque también creo que existe una ‘burbuja de festivales’, te diría que hay demasiados festivales con los mismos artistas, con carteles parecidos.

 

¿Cuál es el modelo de festival que pondrías como referencia en España? ¿Cuál tiene mejor organización, mejor programación?

Hay varios Festivales que siempre se llevan los mejores elogios del público, BBK en Bilbao, Primavera Sound en Barcelona, Azkena en Vitoria……

 

Dejemos atrás por un momento la calidad del cartel, el valor cultural de los festivales. Si pensamos en términos de los beneficios que generan en la promoción de ciudades, ¿cuál dirías es el festival que ha sabido empujar mejor una ‘marca-ciudad’?

Hay varios, aunque yo destacaría el BBK de Bilbao. Es un festival ecléctico musicalmente, un evento por el que las instituciones y las marcas apuestan decididamente. Suman marcas e instituciones que tienen la sensibilidad suficiente para entender que este tipo de eventos generan riqueza para la zona, entienden que crean marca para el entorno y que son, a la postre, una inversión muy rentable para todos los patrocinadores.

 

Luego también hay marcas que no se limitan a patrocinar festivales. Directamente los hacen suyos, pasan a ser parte central de la comunicación de empresa. No sé si Kutxabank con el Bilbao BBK Live puede ser un buen ejemplo, seguro hay otros….

Piensa que en España se producen durante el año más de 800 festivales y que estos festivales llegan a sumar una audiencia de casi cuatro millones de asistentes.

Ese tipo de público tiende a comprar productos de los patrocinadores, porque percibe esas marcas como marcas más auténticas, confía en ellas. Y no sólo se crean relaciones de confianza, también relaciones de simpatía. Es a la postre un público que simpatiza con las marcas que patrocinan festivales.

La categoría de producto que más fuerte viene apostando hoy en día por los festivales son las marcas de cerveza, seguidas por las de refrescos, las operadoras de telefonía, las marcas de automóviles y luego ya las marcas de alcohol.

 

En las ciudades turísticas del archipiélago el ocio nocturno se limita a bares convencionales. Hay poca oferta de música en vivo en salas, aunque el turista europeo sí está acostumbrado a pagar por conciertos en sus ciudades de origen. Por otro lado, no debe ser fácil comercializar para ese público, en rotación perpetua…

Sí, lamentablemente existen muy pocas salas en las islas, muy pocas salas de música en vivo como tal. Creo que ese número reducido es más bien un problema empresarial. Necesitamos empresarios que crean que la música en vivo es negocio. Piensa que casi cualquier ciudad de la Península cuenta con varias salas, y de distinto formato. Pero aquí no existe circuito de salas y por lo tanto el turista europeo es más difícil que se mueva de su hotel….

 

Los conciertos, los festivales, mueven muchos perfiles técnicos. Sonido, iluminación, producción, toda una industria de servicios. ¿Cuántos empleos podría estar generando hoy en Canarias el sector?

En Canarias existen aproximadamente 4.000 empresas que se dedican a la cultura, empresas que crean aproximadamente 18.000 puestos de trabajo, aunque indirectamente el sector implica mucho más.

 

¿Y qué espacios son los mejores para organizar hoy un concierto en Gran Canaria?

El mejor espacio en la isla, bajo techo, el Gran Canaria Arena, y poco más….

 

Una última pregunta, ¿qué modelo ves más rentable para promocionar un destino turístico? ¿Patrocinar grandes conciertos de estrellas de la música, o apostarías por un circuito de eventos de dimensión más reducida?

Creo que lo ideal es apostar por un circuito de salas por las islas. Un circuito para mantener la llama de la música en vivo, todo el año. ¿Algún empresario al aparato?

También necesitamos algunos festivales más por las islas, aunque algunos de los festivales que hoy están activos están consolidados, como por ejemplo ‘Sonidos Líquidos‘ en Lanzarote, el ‘Phe Festival‘ en Puerto de la Cruz o el ‘Arona Summer Festival‘, también en Tenerife.

 

 

*Puede seguir la actividad de Salan Producciones en su Fan page.

 

 

Simple Share Buttons