Manuel Cabezudo

Manuel Cabezudo: “Caminar Gran Canaria es recorrer su historia viva”

Manuel Cabezudo es un viajero que, tras años de experiencia en el marketing turístico de las islas, se ha volcado en el desarrollo de ideas relacionadas con el turismo desde un punto de vista innovador. Coordina varios proyectos encauzados en el Turismo Sostenible, que mezcla con otras disciplinas como la innovación social y la participación ciudadana.

Gracias por atendernos Manuel. Uno de los principales proyectos en los que estás trabajando en los últimos años con la Asociación Atlas Gran Canaria es Canary Islands End to End, ¿puedes contarnos de dónde nace?

Cuando empiezo a investigar las posibilidades del turismo alternativo en las Islas Canarias, me doy cuenta de que falta una planta alojativa que pueda abrir ese mercado alternativo de viajeros. Pero, sobre todo, lo que faltaba era una experiencia de viaje que pudiera poner en el mapa del mundo a las Islas Canarias. Sobre todo para los viajeros que buscan otro tipo de experiencias. Como canario y como viajero conozco el potencial de mis islas.

Fue en 2012 cuando descubro, en la isla de El Hierro, que en las islas se está empezando a mover la estructura para tener un sendero GR. Los senderos GR (de la denominación francesa grand randonnée), son los más reconocidos a nivel mundial y todos los destinos de montaña importantes tienen sus senderos GR.

La idea con ese sendero GR es que te permite caminar todo el Archipiélago, prácticamente desde La Graciosa hasta El Hierro, y pensé: “Esta es la experiencia que puede situar a las Islas Canarias en el mapa de los viajeros alternativos“. Para que ese tipo de viajeros se digan: “yo eso lo quiero hacer“.

A día de hoy, prácticamente todas las islas cuentan con su parte del sendero GR (GR-131), todas menos Gran Canaria. Pero Gran Canaria tiene ya de por sí una red de senderos increíbles y, además, el proyecto está ahí y pendiente de ejecutarse, es sólo cuestión de tiempo.

 

Manuel Cabezudo

¿Qué supone o qué supondrá este Sendero GR para las islas?

Es un recurso increíble. Cumple con todos los requisitos de lo que para mí tiene que ser el turismo. Por una parte, el sendero es un recurso perfecto para la población local, para que puedan llegar a conocer su Archipiélago como nunca antes lo había conocido.

Por otro parte, es un recurso increíble de educación ambiental, también para la propia población local.

Y es además un recurso de economía social, porque va a generar un beneficio donde más se necesita: en pequeños municipios, donde pueden llegar a crearse proyectos de microemprendimiento relacionados con el turismo, lo que a su vez podría llegar a generar una industria, igual que ahora ocurre en el Camino de Santiago. Se puede generar un modelo de turismo sostenible.

Y, por supuesto, como experiencia para los viajeros es algo espectacular. Yo ya lo he caminado tres veces y es impresionante. No creo que haya mucho senderos en el mundo que tengan nuestra peculiaridad: la combinación de 7 viajes en uno. Porque en el momento en el que cambias de isla, reseteas y te enfrentas a un territorio nuevo con una características totalmente diferentes.

Como experiencia de viaje es única. Como recurso, aún está en una fase inicial, y es un proyecto que se tiene que institucionalizar. También habrá que buscarle un nombre adecuado, ya que sendero GR-131 es su denominación técnica.

Dicen que el soñador es el diseñador del mañana, ¿no? Quizá dentro de 20 años este gran sendero sea una realidad como experiencia de viaje, pero ahora somos iniciadores de un proceso y hay que empezar a moverlo.

 

¿Qué pasos has dado ya en este proyecto desde Atlas Gran Canaria?

Lo primero que hice fue hacer el primer viaje a través del sendero, junto a Gonzalo Cruz. Durante el segundo viaje, ya queríamos compartirlo y lo promocionamos con acciones de visibilización, como por ejemplo charlas divulgativas. A raíz de esas charlas y de ese primer movimiento, conseguimos cierta repercusión en prensa, siendo mencionados, por ejemplo, en el suplemento de viajes de El País.

También algunas marcas empezaron a mostrar interés, como Viajes Barceló, que nos invitó a dar una charla en su espacio en Barcelona y fuimos haciendo contactos con diferentes instituciones.

Finalmente, la Viceconsejería de Medioambiente del Gobierno de Canarias, el año pasado, nos apoyó con un pequeño proyecto: hacer el viaje por tercera vez, realizando charlas divulgativas en casi todos los municipios por los que pasa el sendero, para informar y sensibilizar a la población local sobre la importancia de este recurso.

Libro End to EndPor otra parte, estamos haciendo también otro tipo de acciones. Queríamos mostrar el sendero de forma innovadora, para sumar nuevos referentes visuales de las Islas, diferentes a los que se ven por todo el mundo.

Y decidimos hacerlo de la mano de artistas locales: la primera fue Amalia Márquez, que caminó con nosotros todo el Archipiélago y lo documentó con casi 700 fotografías en formato analógico, fotografías que se materializaron en un libro, que se llama End to End y que se acaba de publicar.

El libro se presentará durante este 2018 por todos los municipios los que pasa el sendero.

La segunda colaboración ha sido con la directora de cine y documentalista Alba González de Molina y ahora mismo está en fase de producción. Será un documental que saldrá en 2019 y que nos parece que será otra herramienta perfecta para mostrar este recurso.

 

¿Qué crees que hace de Gran Canaria un gran destino, qué hace de la isla un lugar especial?

Sin duda el hecho de que en una isla pequeña, en superficie, tengamos tantos contrastes, eso es increíble. Kilómetros de costa que ofrecen de todo, desde playas vírgenes a núcleos turísticos, playas de rocas, playas de arena, de todo. También nuestros espacios naturales, entre barrancos, montañas… Y el hecho de que tengamos una ciudad tan interesante, con su tricontinentalidad, esa mezcla de Europa, África y América, algo que pocas ciudades pueden tener, y de una manera tan viva.

Y, por otra parte, nuestros pueblos y municipios, que siguen siendo pura autenticidad. Creo que esa combinación de costa, espacios naturales, núcleo urbano y autenticidad rural es lo que hace a Gran Canaria tan especial.

 

 

Si hablamos del senderismo en Gran Canaria, ¿cuáles son nuestros puntos fuertes y qué cosas podemos mejorar?

En el punto positivo: tenemos una red de senderos estupenda. Nuestros senderos eran las antiguas vías de comunicación, así que caminar Gran Canaria es recorrer la historia viva de nuestra isla.

Pero sí que es verdad que no hay senderos homologados y, de aquí a pocos años, se debería ir asumiendo esa tarea. Los senderos tienen que estar homologados. Y también es esencial un mapa de senderos oficial. Ahora mismo, para tener un buen mapa de senderos de la isla tienes que comprar un mapa de una editorial austríaca o el de Rambling Roger, un senderista inglés que vive en la isla. Otras islas nos llevan ventaja en este campo.

 

 

¿Y qué ves en el horizonte del turismo en Gran Canaria? ¿Qué te parece que nos espera en los próximos 5 o 10 años?

Creo que va a ser interesante ver cómo la isla se consolida como un destino de turismo de outdoor increíble. El turismo tradicional, de sol y playa, no creo que falte, pero sí que está empezando a conseguir su hueco en el turismo de outdoor. Puedes surfear por la mañana y acabar el día caminando a casi 2.000 metros y durmiendo en una casa cueva. Y quienes vienen ya lo están comprobando y disfrutando. Y por otra parte, Las Palmas de Gran Canaria se está redescubriendo entre los viajeros. Es una ciudad apasionante, multicultural y muy intensa, en la que ocurren muchas cosas. Con su Playa de las Canteras, que es espectacular.

 

[*Más información sobre el proyecto Canarias End to End en su fanpage.]

 

 

Simple Share Buttons