Pedro Benítez Fotografía de Hoteles

Pedro Benítez: ‘Un establecimiento turístico necesita más de 15 imágenes online para conseguir conversión’

Pedro Benítez trabajó desde muy joven en hotelería, comenzando en puestos de operaciones hasta llegar a responsabilizarse de la Dirección de hoteles en Canarias, en Cuba y en Jamaica. Tras más de 15 años en varias cadenas hoteleras, Pedro vuelve a su isla natal y reorienta su perfil profesional a su pasión por la fotografía, especializándose en marketing hotelero. Hoy combina la producción de imagen corporativa para hoteles de toda Canarias con la docencia en materias relacionadas con la fotografía.

 

Gracias Pedro por atender a #Nuestrograndestino. Tu campo, la imagen, es un elemento clave en la comercialización turística digital. Pero aún hoy, hay establecimientos que descuidan la fotografía de interiores…

Sí, y en nuestro sector es clave. Las imágenes nos representan y hablan por nosotros. Transmiten mensajes, transmiten información y sensaciones. Y además son necesarias para llamar la atención, para despertar el interés del futuro cliente y también para destacar sobre el resto. Si esto lo traducimos en ventas futuribles, está contrastado que los hoteles con más de 15 imágenes on-line tienen un ratio de conversión mucho mayor que aquellos establecimientos que cuentan con pocas imágenes.

 

 

 

¿Fotografiar de manera profesional un complejo alojativo requiere mucha inversión? Dependerá lógicamente del tamaño, pero ¿cuántas horas puede llevarte la producción? ¿Y la post-producción?

Sí, todo depende del tamaño del establecimiento y también del número de imágenes que nos requieran. La producción suele durar dos días y la post-producción dependerá siempre de las imágenes solicitadas, pero suele estar en torno a 3-4 horas por imagen. Personalmente creo que la inversión económica que se destina a fotografiar el establecimiento es mínima si la comparas con el resto de acciones que puede llegar a necesitar el marketing digital de un hotel. Y su rentabilidad al fin y al cabo acaba siendo muy superior.

De todas formas, se necesita de otro esfuerzo, que no es económico, el del trabajo en equipo con los coordinadores del Hotel. Porque ellos van a ser al final los actores realmente determinantes en el éxito de una producción fotográfica.

 

¿Los alojamientos extrahoteleros invierten menos por tener menos recursos para comunicación? ¿O no depende tanto de la tipología del establecimiento?

Desde la aparición de las redes sociales el gasto en imagen se ha venido incrementando exponencialmente. Pero no creo que dependa tanto del tipo de establecimiento. Dependerá más bien de cada presupuesto y naturalmente de la cuantía de los ingresos, y sobre eso se suele destinar una partida dentro de los gastos de cada departamento de marketing.

 

 

 

¿Cuáles son los errores más comunes a la hora de fotografiar establecimientos turísticos?

Yo diría que hay cinco errores comunes. El primer error, sobrecargar en encuadre. Se conoce como “ruido visual”, lo que interfiere en la lectura de la imagen. En fotografía, el concepto “menos es más”, es una guía primordial.

Otro error, no utilizar un estilismo adecuado, como por ejemplo en el atrezzo o en la decoración (desde libros, portátil, flores, frutas, etc.). Un tercer error, entrar en conflicto con las normas de los hoteles, como por ejemplo usar copas de cristal en la piscina, cuando es algo que está prohibido. Eso es otro tipo de error muy típico.

Otra equivocación común en fotografía de hoteles la encuentras con el uso de modelos. A veces se tiende a utilizar un tipo de ropa que pasa de moda rápidamente, y de esa forma las fotos no se podrán usar por mucho tiempo, debido a la velocidad de los cambios de tendencias. El último error diría que es exagerar las dimensiones de las habitaciones, que suele ser luego una queja muy común de los clientes. Siempre, como norma, es mejor ser fiel a la realidad.

 

Los mega-recomendadores y las grandes OTAs empiezan a ofrecer servicios de fotografía de interiores. Quizás esto nos lleve a repetir la misma estandarización de imagen que encontrábamos en los antiguos catálogos de turoperación, donde el alojamiento visualmente quedaba indiferenciado. Tanto si el cliente elegía Maspalomas como el Mar Rojo, parecía todo un poco lo mismo…

Sí, estoy totalmente de acuerdo. Hoy en día en nuestro sector es fundamental poder diferenciarse de la competencia y enseñar de forma clara los puntos fuertes de cada establecimiento. Debemos controlar la imagen que proyectamos. Creo en la máxima de que “las fotografías nos representan y hablan por nosotros”.

 

Ahora que está tan en boga el storytelling, ¿la imagen de interiores también puede construir un relato? ¿Te contratan para ese tipo de proyectos, para tematización del marketing hotelero?

Sí, afortunadamente la búsqueda de nichos de mercados y la especialización está a la orden del día. Y ya estamos empezando a recibir encargos de marcas que buscan impactar a un tipo de cliente muy específico. El coste de estos trabajos es más elevado porque requiere producir teniendo en cuenta el estilismo, elegir modelos, atrezzo, etc.

Como anécdota te puedo contar que hace poco encontré un establecimiento que se ofrecía on-line en formato “only adult”. Sin embargo luego tenían en su catálogo fotografías de niños en la piscina…

 

 

¿Qué marca hotelera te parece modélica en tu campo? ¿Cuál sería para ti una marca de referencia?

Actualmente hay varias cadenas punteras españolas que cuentan con un manual específico de imagen. Y la política en lo que a fotografía se refiere es muy estricta. Personalmente me quedaría con dos, con Meliá y Barceló, marcas que cuentan con un estándar de imagen inamovible, y con imágenes realmente impactantes. Luego, si hablamos de marcas a un nivel aún más global, y en lo que a América se refiere, mi marca de referencia es Sandals. Creo que ellos son el referente, principalmente en el área Caribe.

 

*Conozca el portfolio de Pedro Benítez en la Red

 

Simple Share Buttons