Rolando Suárez: “Las plataformas de recomendación buscan transmitir tradición y autenticidad, pero esa es una promesa que no pueden cumplir”

El escritor Rolando Suárez es el autor de la nueva guía turística sobre Gran Canaria de la editorial Emons. Su libro,  ‘111 Orte auf Gran Canaria, die man gesehen haben muss ‘ recorre rincones de su isla natal, en un viaje interior por paisajes bajo ángulos nuevos. Rolando busca trasladar al público alemán una Gran Canaria diferente, lejos de la imagen estandarizada por la comunicación turística común.

Gracias Rolando por atender a #NuestroGranDestino. Una ermita en una cueva, un sendero sobre una acequia, una escuela de yoga junto al mar, un graffiti en un muro de barrio, un bar de verano pequeñito, un balneario abandonado en un barranco, un lavadero perdido en el interior de la isla…. Son lugares que sumas en tu libro sobre Gran Canaria; todo lejos del tipo de recomendación convencional

Sí, justamente ese fue el objetivo. Ir más allá de lo convencional. Dar a conocer lugares diferentes. La intención fue captar la esencia de la isla y demostrar lo que realmente es nuestra ‘reina canaria’: pura riqueza de vida con un paisaje espectacular y único, enriquecido con una fantástica gastronomía, con un patrimonio natural, arqueológico y arquitectónico y con tradiciones culturales en medio del océano. Pero claro, tampoco me pude saltar lugares emblemáticos y simbólicos como el Roque Nublo, la Playa de Las Canteras o las Dunas de Maspalomas.

 

¿La colección “111 lugares …” cumple siempre un mismo patrón? ¿Todos los volúmenes ofrecen esas recomendaciones poco corrientes en los destinos?

Sí, cierto. La colección se caracteriza precisamente por ofrecer recomendaciones poco corrientes, así como lugares curiosos y poco frecuentados. Y eso es lo que la diferencia de una guía convencional, y lo que al final consigue hacerla muy popular entre los viajeros.

De ahí viene el término “Entdeckungs-Reiseführer“,  son “guías para descubridores“. Incluso vamos más allá, en el caso concreto de “Los 111 lugares que deberías haber visto en Gran Canaria” el concepto narrativo se aleja aún más de la guía tradicional, intenté escribir “cuento-textos“, que fueran creativos y entretenidos.

 

No es una guía corriente, no está escrita con el lenguaje común en la comunicación turística. ¿Y qué son esos “cuento-textos” que incluyes?

He seguido un poco la línea en la que escribo mis novelas. Me gustaba esa idea, emplear escritura creativa. He buscado una trama, he implementado un hilo conductor y he montado un arco narrativo, o al menos eso es lo que intenté.

También he jugado con el hecho de conectar los “cuento-textos” sobre diferentes lugares, incluyendo algunas palabras en español y diferentes expresiones canarias. Además me gustó la idea de narrar en primera persona, creando la figura de “un narrador-personaje” que se mueve por los 21 municipios de la isla, compartiendo experiencias de manera más personal y emocional.

En relación a los textos, también el poema, el prefacio y el epílogo los considero parte del compendio creativo de este libro. No me olvido tampoco de las fotos, que no sólo enseñan el lugar elegido, también buscan reflejar el contenido de cada cuento.

 

Mezclas géneros, entonces, ¿tu guía es también una novela de viajes? ¿O eso ya es pasarse?

Sí, eso ya es pasarse [riéndose]. Aunque el concepto original de la colección permite un poco de libertad narrativa, esto es una guía y no es una novela. Yo lo que busqué fue intentar crear un estilo de escritura diferente al utilizado para una guía turística convencional, y también al ya utilizado dentro de la misma colección.

Estabas hablando de cómo las fotos reflejan los textos escritos. ¿Nos puedes dar un ejemplo?

Pues a ver. Les pongo el más sencillo. El texto sobre las Dunas de Maspalomas habla de las dunas cómo uno de los lugares de referencia del sur de la isla, de su continua erosión, y de su posible desaparición, al igual que ocurrió con las anteriores dunas de Las Palmas de Gran Canaria, y finalmente, de ese homo sapiens en el que nos hemos convertido todos: ‘el homo selfiens’…

Ese término del “homo selfiens” es curioso. Podemos imaginarnos a que te refieres…

Con el ‘homo selfiens’ me refiero a todos nosotros haciéndonos selfies en cualquier lugar, cómo la cosa más normal del mundo. La foto de las dunas muestra a un ‘homo selfiens’ en puro estado de acción, en medio de las dunas de Maspalomas. ¿Les cuento una anécdota de la foto?

Sí claro..

En la foto retrato a un amigo mío que constantemente se está sacando selfies. Por eso me lo llevé a las dunas de Maspalomas, e hicimos allí una sesión de fotos. Para el libro elegí una foto en la que aparece con la espalda destapada, arrodillado en una pierna y haciéndose un selfie. Una imagen extremamente estética. ¿Y que me dijo la editorial? Que le parecía muy desinhibida y erótica. ¡Ños!!! Lo intenté, pero no había manera de convencerles para que la dejaran. Al final me pidieron cambiarla, y eso es lo que hice.

 

Los destinos ‘maduros’ como Gran Canaria necesitamos este contenido, esa recomendación menos común. En tu libro ofreces una visión nueva de la isla al viajero que ya nos conoce, al turista que nos ha visitado.

Y también para el residente germano en la isla, o para cualquier canario que domine el alemán y llegue al libro. Puede que no lo parezca, pero hay mucha gente en los dos grupos, tanto en uno como en otro. Incluso querría llegar al viajero que llega a la isla por primera vez, y ya que estamos, también al viajero que todavía ni siquiera se ha planteado venir a Gran Canaria.

Todos sabemos que la mayoría de los visitantes de Gran Canaria viajan en busca de sol y playa, de relax. Y me parece estupendo. Sin embargo, creo que nuestra isla tiene mucho más que ofrecer, hay mucho más por descubrir y por disfrutar. Creo que estamos aprendiendo a creernos que podemos ofrecer otras cosas, porque vemos que hay un número suficiente de nuevos viajeros, e incluso de viajeros habituales, que están interesados en esas cosas. Pero claro, como con casi todo lo nuevo, hay que promocionarlo y llevar a la gente un poco de la mano.

 

¿Por qué crees que la comunicación turística tiene esa inclinación hacia los estereotipos? ¿Quizás para generar tranquilidad a los viajeros?

Sí, la tranquilidad seguramente sea una razón. Otro argumento puede ser que los viajeros a la hora de viajar buscan no complicarse mucho. Aquí en Gran Canaria, por ejemplo, para promocionar la isla utilizamos a menudo el eslogan  “un continente en miniatura“. Un eslogan que suena mucho, que crea expectativas muy altas, pero pienso que para la mayoría de los viajeros es difícil de entender.

¿Y por qué es difícil de entender?

Porque lo entiendes si realmente lo vives, es decir que lo entiendes cuando vives al menos una temporada aquí y llegas a descubrir la isla en su totalidad. Incluso creo que ni viviendo aquí, ni siendo de aquí somos del todo concientes de lo que significa estar en un archipiélago afortunado, repleto de maravillas, en una zona geográfica y climática esplendida.

 

¿Cómo podría ser el tipo de lector que llegue a interesarse por tu libro?

Al lector siempre lo tuve en mente, pero nunca lo califiqué. Me pareció injusto escribir para un tipo de viajero específico. Me gustaría que cualquiera que lea el libro decida descubrir luego los lugares que describo. Pero no sólamente en Gran Canaria, si no sobre todo, en su interior. Al final el único viaje que de verdad merece la pena es el viaje de uno mismo.

 

Cambiemos un poco de tercio. En los últimos meses las grandes plataformas digitales están impulsando proyectos como ‘Google Trips’ o ‘Airbnb Experiences’. Buscan hacer negocio con el contenido de los usuarios, con publicidad contextual. Son proyectos fuertes que pueden copar el espacio de recomendación de las guías turísticas. ¿Tú ves estas plataformas como competencia? ¿Son espacios complementarios?

De poco a más estamos viviendo en un mundo digital, y desde hace años nos vienen diciendo que el libro de papel está practicamente muerto. Pero ahí sigue el libro, las editoriales publican más que nunca, siguen produciendo contenido en papel.

Las plataformas no las veo ni cómo competencia ni cómo complemento. La idea de esos projectos es transmitir tradición y autenticidad, pero eso es una promesa que no pueden cumplir. Las experiencias no se compran. Todo tipo de oferta turística o viajera que te promete autenticidad tiene un momento de fraude, porque para un turista no hay una vida fuera del turismo.

las experiencias no se pueden comprar

Además estos projectos están dirigidos a un grupo específico, los millennials. Jóvenes que saben por ejemplo lo que es un ‘post-run glow‘, usan frecuentemente anglicismos, palabras cómo “meet, enjoy, create, delicious, studio, share y together”..etc,  Son jóvenes que en gran parte viven en sus redes sociales.

¿Qué es un post-run glow? Pues ni idea [riéndose]! Pero a lo que voy es que este tipo de plataformas realmente ofrece experiencias de viaje para el propio “peergroup” de avanzados de la globalización digital.

Lo que hacen esos proyectos es darle la vuelta a la idea de “terra incognita” que siempre ha contado para todo tipo de viajes, todos queremos sentirnos aventureros, descubrir mundos nuevos y sentirnos Cristobal Colón encontrando lugares desconocidos. Pero las llamadas ‘experiencias’ en todos estos proyectos son viajes a la propia tribu. Y si no eres de esa tribu ni llegarás a entender el concepto de estas plataformas,  no las usarás para planificar tu viaje.

 

Tienes la suerte de ser de 2 países, la riqueza de entender dos culturas al tiempo, la alemana y la española. ¿Por qué Gran Canaria mantiene esa conexión tan fuerte con el mercado alemán? ¿Qué valoran los viajeros alemanes? ¿El buen tiempo? ¿El estilo de vida? ¿La cultura? ¿La tranquilidad?

Nada de todo eso, o todo eso y mucho más. Nosotros aquí jugamos el papel del anfitrón y ellos el del huésped, y estamos condicionados mutuamente. Si no fuera por el sol, la playa y el clima en general, no habría mucho alemán por aquí. El alemán viene para hacer lo suyo y el canario está aquí y hace lo suyo. Es una relación al efecto. Gran Canaria tiene su encanto y sus mil maravillas y esperemos que podamos conservar las islas de una manera que nos permita establecer un futuro sostenible y responsable.

 

Gracias por regalarnos tiempo Rolando. Una pregunta de despedida. ¿Se puede comprar tu libro aquí en Gran Canaria?

Gracias a ustedes por la entrevista y por pensar en mí para el blog. Me parece estupendo el concepto y merece ser leído por cualquier canario. Los libros llegaron en noviembre a Gran Canaria, y hay puntos de venta en Las Palmas de Gran Canaria y en el sur. Por ejemplo, en la Librería del Cabildo, en Canaima, en el Libro Técnico y en Idiomátika en el centro comercial El Muelle.

En el sur lo distribuyen en muchos puntos; en la librería Primicia en San Fernando, en los supermercados Gordillo, el Bazar Expo en el Yumbo de Playa Inglés, en BBC en el Centro Comercial San Agustín y en los supermercados Spar en Arguineguín y Mogán. Así que a ir todos corriendo por ahí que ya están la Navidad y los Reyes muy cerca [riéndose].

 

 

 

*La guía turística sobre Gran Canaria de la editorial Emons está disponible en su web

 

Simple Share Buttons