teresa-aguiar-TIDES-ULPGC

Teresa Aguiar: “En el Instituto TIDES creemos que Gran Canaria puede ser un nodo de conocimiento para el turismo”

Teresa Aguiar Quintana es doctora en CC Económicas y Empresariales e investigadora en el campo del turismo. Es la directora de transferencia y divulgación científica de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, donde imparte docencia. También es parte del grupo de 70 doctores que conforman TIDES, el Instituto Universitario que ha situado a la ULPGC en un lugar de liderazgo en investigación sobre turismo. Con ella pudimos hablar de desarrollo sostenible y del Simposio Internacional de Turismo que organiza cada año. Un evento que trae a la isla a referentes académicos de la Industria de la Hospitalidad.

 

Este verano concluía en Expomeloneras la IV edición del Congreso Internacional de Turismo que organizas desde el Instituto TIDES de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. ¿Cómo explicarías la importancia de recibir a figuras académicas del sector? ¿Es una forma de promoción del destino?

Sí, sí que lo es. Desde su primer año, en 2016, ese fue uno de los objetivos del congreso, del Symposium on Challenges in Tourism Development. Este año cumple la 4º edición, siempre en Expomeloneras y siempre con el apoyo del Patronato de Turismo. Y sí, desde el inicio en TIDES considerábamos que la organización del simposio era una oportunidad para traer a grandes expertos internacionales del ámbito del turismo, de disciplinas diversas…

El 1º año la temática elegida fue la sostenibilidad. En la 2º edición el Big Data, el 3º año se abordó el cambio propiciado por el auge de las viviendas vacacionales, y este 2019, siguiendo el contenido abierto con el topic anterior, abordamos la importancia de los nómadas digitales.

Junto a eso, el congreso queda vertebrado en torno a 4 temáticas de la industria, abordando el área de turismo y transporte, el área de marketing, la sostenibilidad y la responsabilidad social corporativa, y luego, un campo genérico abierto a investigadores de geografía, ingeniería o arquitectura, pero todos con relación con el turismo.

¿Las razones para impulsar el congreso? Pues ocurría que los investigadores del Instituto TIDES, cada vez que viajábamos fuera a un congreso, veíamos como el network que se cerraba en esos eventos era cada año mayor, con relaciones entre investigadores muy valiosas. Por poner un ejemplo, antes de la organización del Simposio en Gran Canaria no conocía la importancia de la Free University of Bozen-Bolzano, al norte de Milán. Pues en esa universidad se puede contactar con una amplísima red de keynote speakers, con investigadores brillantes del sector de la hospitalidad, de universidades de todo el mundo.

Entendimos que debíamos encontrar una vía similar para traer aquí ese tipo de perfiles. Porque de lo contrario, los investigadores de Gran Canaria, o los estudiantes, o los propios profesionales del turismo, no los iban a poder llegar a conocer. Y bajo esa idea trabajamos….

 

 

Fue importante que el 1º año lográramos que Stefan Gössling viniera a la isla. Es un investigador sueco muy reputado en su campo. Ha publicado multitud de libros sobre turismo sostenible; investiga fórmulas para orientar el comportamiento del viajero hacia un consumo de agua responsable. Pero la colaboración con este tipo de académicos de referencia no se limita al congreso. Por haberlo recibido aquí pudimos abordar un proyecto conjunto, que resultó publicado en Tourism Management, una revista de impacto a nivel mundial. Fue una investigación sobre ahorro de agua y energía en establecimientos de Gran Canaria. Ese estudio, con más de 100 días de investigación, se realizó en 7 hoteles de Lopesan Hotels & Resorts. Y ese contacto surgió gracias al congreso.

Algo parecido nos ocurrió el 2º año, esa vez entorno al Big Data. Recibimos a otro investigador de referencia, Sangwon Park, líder a nivel mundial en hospitality, durante años profesor de Surrey University en Reino Unido, primera universidad en el ranking de investigación en turismo. Gracias al congreso viajó a Gran Canaria, conoció el destino. Y ahora le encanta la isla :=)

 

Con el Simposio Internacional no sólo obtienen menciones sobre la isla en bibliografía de referencia. También persiguen que los grandes perfiles académicos tengan una dimensión exacta de lo que somos como destino.

Claro. El 3º año por ejemplo, en el que abordamos el crecimiento de las viviendas vacacionales, trajimos a investigadores de Dinamarca, Inglaterra y Australia. Entre ellos, Philip Pearce, investigador que ya sólo en lo relativo a marketing turístico tiene publicados siete libros. Alguien así, de su nivel profesional, viajando desde Australia a Gran Canaria a razón del Simposio. Y lo que es más importante, tras el congreso conseguimos que cambiara completamente su idea del destino.

Phillip Pearce ya no valora Gran Canaria bajo una idea preconcebida, no nos asemeja a destinos lejanos. Gracias a la invitación vimos que había estado realizando investigación previa sobre la calidad del aire y del agua en las islas. Y eso a su vez le ha llevado a interesarse por Gran Canaria, hasta llegar a sorprenderse por su desarrollo turístico, y valorarnos ahora como uno de los destinos con mejor calidad del aire. No conocía Canarias, no conocía Gran Canaria, y se lleva una visión nueva.

De hecho, él tenía una visión totalmente contraria a lo que luego encontró al venir a conocernos. Esperaba un turismo de masas bajo un modelo como el de Hawaii. Pero su idea cambia cuando lo llevamos a recorrer la isla. Pudo conocer Meloneras, donde cuenta que encontró un resort bien planificado y organizado. También lo acompañamos a conocer las acciones para la renovación turística acometidas en Playa del Inglés. Y a Tejeda, Agaete, Las Palmas de Gran Canaria. Fruto de ese viaje nacen otras conexiones profesionales, me ofrecen por ejemplo ser vicepresidenta de ITSA en la zona del Mediterráneo-Sur de Europa..

 

¿A qué responde el acrónimo ITSA?

Es la International Tourism Studies Asociacion, una asociación sin ánimo de lucro fundada en Londres, con vicepresidencias en cada región del globo. En Australia, China, Europa, en EEUU, región que preside otra asistente al simposio de Gran Canaria, Xinran Lehto, de Purdue University. ITSA tiene representación para Europa Norte, Europa del Este y Europa Sur. Yo soy vicepresidenta del Mediterraneo-Sur de Europa. Pues si este investigador no llega a venir aquí, si no llegamos a celebrar el simposio, no hubiéramos tenido esta oportunidad…

 

Se perderían conexiones generadas gracias a un evento muy especializado.

Sí, porque un evento así, aparte de que genera muchísima bibliografía, crea un gran network de contactos. Para mí lo importante no es tanto que me hayan nombrado para un cargo, que realmente es sólo de representación. Lo relevante es que quizás en 2 años podamos lograr la reunión de ITSA en Gran Canaria. Es un evento bianual, que se celebró en Sudáfrica la edición anterior, y que ahora intentamos organizar aquí. ¿Qué no lo conseguimos para 2020? Pues será para 2022. Pero estoy haciendo todo lo posible para que ITSA venga a Gran Canaria, sería otra oportunidad para atraer a gente con ese perfil y conocerlos de 1ª mano.

 

En el caso de Canarias, o incluso de España, ¿no deberíamos poner mayor foco en la transformación digital de la industria turística, donde tenemos ventajas competitivas?

Sí, en el caso de las islas sólo piensa que el 76% de nuestra empleabilidad proviene del sector turístico. Y piensa también que más del 40% del PIB se genera por la industria turística. Si bajamos los niveles afectamos rápidamente a toda la población canaria, por la simple razón de que ese 76% del empleo se genera por el turismo. De ahí la relevancia que tiene que mimemos el sector desde todos los ámbitos, y que abordemos ya su transformación digital.

El 76% de nuestra empleabilidad la genera el turismo

En ese sentido, hay algo que valoro mucho de la relación con el Patronato de Turismo, y es que aparte de realizar las funciones más conocidas, de promoción de la isla, ayudan a la transferencia de conocimiento en el sector turístico grancanario. Nosotros en TIDES pensamos que Gran Canaria puede ser un gran nodo de conocimiento en el campo del turismo. Y puede serlo gracias a muchos empresarios que han dedicado su vida al sector. A todo tipo de empresas turísticas, de capital canario, o nacional o internacional, pero a la postre empresas que se han consolidado en Canarias, que han puesto el eje de su estrategia de crecimiento en las islas.

Hay muchos casos. Uno muy claro es Lopesan Hotels, pero también hay casos como TUI o como Meliá o como RIU, que a pesar de ser una empresa mallorquina comenzó su estrategia de internacionalización en Canarias, iniciando un modelo de negocio que exportó a Latinoamérica. Ocurre igual con el caso de Meliá Hoteles, que exportó a Cuba un modelo de negocio previamente desarrollado aquí.

 

 

En este ámbito desde la ULPGC hemos sentido el apoyo del Patronato, necesario para esa transferencia de conocimiento a través de congresos. Pero no sólo a través de ellos. También apoyando la publicación de trabajos de investigación en el campo del turismo.

Puedo poner como ejemplo la edición de “Casos de éxito de empresas turísticas en Canarias“, que requirió 4 años del trabajo conjunto de muchos profesores. Un estudio que nacía en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, al que pudimos invitar a nuestros colegas de la Universidad de la Laguna para ir juntos en una investigación común. Ellos atendieron los casos de las islas occidentales y nosotros de las orientales. Coordiné ese proyecto, estudiamos buen número de empresas turísticas regionales. También empresas nacionales e internacionales que dieron al archipiélago un papel central en su estrategia de crecimiento.

 

¿Qué papel puede tomar en próximos años el TIDES-ULPGC dentro del destino?

Nosotros hemos cultivado una relación amplia con universidades nórdicas en torno a la sostenibilidad. Son países que van muchísimos años por delante en ese campo. Para nosotros, esa conexión con Dinamarca, Finlandia o Noruega ha sido muy valiosa. Resultó todo un aprendizaje, durante años. Y hoy el Instituto Universitario de Turismo y Desarrollo Sostenible de la ULPGC, el Instituto TIDES, lo conforman 70 doctores, un cuerpo de investigación amplio y multidisciplinar, aquí en Gran Canaria. Todos ellos investigadores en el campo del turismo.

 

 

TIDES ya aborda prácticamente todas las disciplinas relacionadas con el turismo y la sostenibilidad; desde arquitectura, ingenierías, ciencias del mar, economía, empresariales, geografía, o por supuesto, directamente el turismo, entre otras. Y a día de hoy podemos decir que la concienciación a nivel de sostenibilidad es muy grande en todas las disciplinas que conectamos entre sí.

Este eje no sólo se aborda desde el ámbito económico, por razones como pudiera ser, no sé, el ahorro energético. También desde la geografía, o la ingeniería, o a nivel de construcción, en arquitectura, por razón del aprovechamiento de la luz o de los espacios naturales. Hay en definitiva diferentes desarrollos. Pero más allá de eso, podemos decir que el TIDES dentro de la ULPGC ha creado una semilla importante.

TIDES-ULPGC fomenta la generación de proyectos con multitud de países, desde Cabo Verde a países del África continental, Sudamérica, Centro-Europa, Escandinavia… Esos proyectos facilitan una conectividad muy grande entre universidades, una amplia red de relaciones que genera muchísimo conocimiento compartido sobre turismo.

 

Atando el turismo al eje de sostenibilidad que propició la creación del TIDES.

Sí, eso es. Nuestro eje fue siempre el desarrollo sostenible en el turismo. Aunque luego contemos con unidades de investigación diferenciadas. Tenemos una unidad de marketing y dinamización turística, una unidad de sostenibilidad, otra de arquitectura e ingeniería, una unidad de calidad, de laboratorio turístico, y una de emprendimiento.

 

Tejen redes de colaboración desde otros sectores, hacia la industria turística…

Sí, pongo otro ejemplo. Este año he arrancado un proyecto, ‘Casos de Intra-emprendimiento multisectorial en España”, recopilando casos de turismo y de otros sectores. ¿Para qué lo impulsamos? Pues porque quiero que trabajemos una red mayor que la creada entre ULPGC y la Universidad de La Laguna. Pretendemos crear redes de colaboración con la Universidad de Islas Baleares, con la Jaume I de Castellón, con la Complutense de Madrid, la Universidad de Vigo, con la Universidad de Sevilla, Universidad de Deusto, Universidad de Málaga, Universidad de Tarragona, Universidad de la Coruña, con la Universidad de Zaragoza, la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad de Girona, la Universidad de Extremadura….

El objetivo es poner en valor el emprendimiento, la innovación y la diversidad de varias empresas turísticas en España. En empresas que se reinventaron para superar etapas de crisis. Y generar casos de estudio de empresas de éxito en diferentes destinos del país. Todos podemos aprender de otros. Lo logrado aquí en Canarias podrá servir para el aprendizaje en empresas turísticas de Península y viceversa, podremos ganar conocimiento de empresas de fuera.

Si no nos atrevemos a impulsar proyectos con la Complutense, con Vigo, con Jaume I, con Málaga, etc, pues al final estos ejemplos se quedarán sólo en un ámbito canario. Por eso ahora tenemos este proyecto donde buscamos que los estudios sobre cada destino los realice una universidad de cada provincia o región. Tenemos ya una red de 10 universidades. De forma que cuando publiquemos el libro, que tendrá 2 tomos y 100 casos, conseguiremos que los casos se estudien en Facultades de Economía, Empresa y Turismo de toda España, con lo cual los casos de Canarias no se van a quedar sólo en las islas, y obtendrán difusión en la Península.

 

Otro ejemplo. Estamos terminando un nuevo libro en el que hemos trabajado 3 años, ‘100 Soluciones a 50 problemas para la Gestión Turística de empresas de Iberoamérica“. Engloba casos de Latinoamérica, España y Portugal. Un estudio realizado con muchos profesores colaboradores, alrededor de empresas que han sabido detectar y afrontar un problema, con éxito, detallando la estrategia aplicada para darle solución.

Incluimos por ejemplo a Binter Canarias y abordamos su estrategia de revenue. O a la Hacienda la Danesa, en Ecuador, ubicada en un pueblo sin grandes recursos económicos al que buscan activar con el turismo. Por su zona pasaba un tren y planificaron un modelo de alojamiento sostenible para ofrecer estancias aprovechando esa conexión. O Turismo Coquimbo, en Chile, ejemplo de turismo de estrellas. Estarán en este libro muchos otros casos de empresas turísticas que se han especializado, con ejemplos de Cuba, de Guatemala, Uruguay, Argentina, Chile o Costa Rica. También llegamos a destacar a CICAR, otro caso del libro, de los que abordamos su estrategia de RRHH, ya que gestionan un número muy grande de empleados en toda Canarias…..

 

Los estudiantes tendrán ejemplos cercanos, no sólo los típicos casos de empresas norteamericanas.

Eso es precisamente lo que buscábamos con el libro sobre casos de éxito de empresas en Canarias. La idea nace tras haber estado impartiendo durante años la asignatura de ‘Gestión de alojamiento‘. En esa asignatura las bibliografías son siempre manuales norteamericanos especializados. Y por eso los casos que se estudian acaban siendo Hilton, Sheraton, Hyatt, Marriott, etc.. Llegó un año en que me dije, imposible, esto debe cambiar. Aquí contamos con modelos de éxito, muchísimos. Y deben ser estudiados porque son buenos casos de ejemplo.

Preparando ‘Casos de éxito turístico en Canarias‘, después de hacer entrevistas, del panel de expertos y el estudio en profundidad con directivos y empleados, o con los fundadores, nos dimos cuenta que podemos estar orgullosos de muchas empresas canarias. Las encontrarás en ese libro, son empresas que pueden servir de caso de ejemplo en el extranjero. Abordamos en total 24 casos, con más del 50% de empresas establecidas en Gran Canaria.

Con estas publicaciones, donde enumeramos casos de emprendimiento de Canarias, buscamos generar reconocimiento. Pero tratando que no se queden sólo en un ámbito regional. El libro sobre casos de éxito en empresas turísticas de las islas, por ejemplo, lo aceptó Cambridge Scholars, y lo publicaron como “Sucessful Case Studies in the Canary Islands Tourism Industry“, y se está utilizando en diversas universidades de Europa. A su vez, esa publicación permitió una cita en una revista de impacto como Journal of Sustanaible Tourism.

 

¿Piensan en una reedición de ese libro? 

Sí, haremos una edición actualizada. Necesito ayuda, porque es mucho trabajo poner al día los casos. Pero los diversos autores ya están empezando a trabajar en la actualización de casos, que tendremos terminada en unos seis meses aproximadamente. Junto a esto, estamos trabajando ahora en el otro proyecto sobre emprendimiento multisectorial en España. Y en septiembre esperamos presentar “100 soluciones a 50 problemas de empresas turísticas de Iberoamérica“, ya en maquetación en la Editorial Síntesis, en Madrid.


¿Las empresas turísticas están bien reconocidas? ¿Se les da socialmente la importancia que tienen?

No. No están reconocidas. Ese era un objetivo con estos libros. Yo soy hija de padre emprendedor, sé bien los esfuerzos que supone tener una empresa. Mi padre tiene 76 años y veo como aún sigue peleando. Por eso buscamos que los estudiantes de las universidades españolas conozcan casos reales de empresas. Ya sean estudiantes de ADE, Económicas o de Turismo.

Hay muchos casos de empresas ejemplares. Grandes, medianas, pequeñas. Pero lo que no hay es reconocimiento social. Pienso por ejemplo en la labor que han hecho las empresas de hostelería. Estamos abordando ahora un caso, Restaurante Manolo, en Madrid, en calle Princesa desde 1934. Ya en la cuarta generación. ¿Crees que es fácil? ¿Llevar un restaurante a una cuarta generación? Imagínate, un negocio familiar que empezó en 1934. A esas empresas, ¿por qué no se les da un mejor reconocimiento?

No damos valor a los emprendedores

No hemos dado suficiente valor a los emprendedores. Aún hace falta el reconocimiento a los empresarios, gente que al final se acuesta pensando que tienen que pagar 50, 60 o 100 nóminas. Igual no vienen las ventas, pero deben seguir pagando impuestos, nóminas. Y abrir la tienda cuesta dinero. El sector turístico de Gran Canaria, por ejemplo, si no hubiese contado con los emprendedores que tiene no hubiera salido adelante en los años de crisis. Como sociedad, es justo reconocerlo.

 

Hablando de dar valor, en los últimos años vemos una corriente de opinión que desvaloriza el rol de las universidades. Se busca contraponer los estudios universitarios que aportan contenido estructurado, frente a la formación instrumental, específicamente orientada al campo laboral… 

Creo que siempre existirá la información presencial. Y que a su vez, la formación online es complementaria, sobre todo para aquellos que están trabajando y que por horarios o conciliación familiar no pueden asistir a la Universidad. Y es un éxito que la ULPGC brinde formación online en turismo, desde el primer año del Grado. Se ofrece teleformación a alumnos que por circunstancias personales no pueden atender el modelo presencial. Esa función de las universidades es importante.

Recuerdo ahora el caso de un conocido, recepcionista de un hotel. Ir a la universidad le suponía perder horas de trabajo, no podía permitírselo ni compaginarlo porque tenía niños. Pero se le abrió esa puerta digital y ahora cursa 2 o 3 asignaturas por año, las matrículas que puede pagar. Pienso en este caso que conozco porque sé bien que para estos perfiles es importante poder acceder a la formación. Es muy importante que la Universidad oferte las dos vías.

Eso sí, en lo que no creo es en la formación con cursos-píldora. Sí, a lo mejor hay gente a la que le funciona bien porque así obtienen herramientas básicas. Sota, caballo y rey. Pero creo que el plano general y amplio de una profesión, de cualquier disciplina, se consigue mejor mediante estudios universitarios. Porque una carrera te estructura la forma en la que piensas sobre tu profesión.

 

Desde el sector empresarial se alertó durante años que los alumnos egresados de universidades canarias no contaban con competencias para la industria turística. No sé si la percepción habrá cambiado, pero vemos que la ULPGC está impulsando una fuerte política de transformación para brindar herramientas. 

Desde la universidad éramos los primeros que demandábamos esto. Porque no es normal, por ejemplo en mi caso, que imparta gestión de alojamiento sin poder facilitar que los estudiantes conozcan el software necesario en la asignatura. O que no puedan aprender qué es el renevue management por medio de alguien que trabaje día a día con la última versión de la herramienta de gestión. Esa era una demanda de los profesores de la ULPGC, desde hace años.

Lo pedíamos y pedíamos, sabíamos que necesitaban prácticas y que había que acompañarlas con profesionales, pero no había recursos. Ahora, gracias a nuestro Vicedecano en Turismo, al esfuerzo para conseguir esos recursos, sí se pueden llevar a cabo esas iniciativas de capacitación profesional práctica. Para que los alumnos, aunque tengan unas pocas horas menos de docencia, cuenten con horas de prácticas con software específico.

 

El Laboratorio Campus, la iniciativa Futura-T, el encuentro I+d+i SUMA, el programa de cualificación TIC con la SPEGC. Muchísimas opciones de formación práctica, pasos que van alineando la universidad al mundo laboral…

Sí, y junto a eso, la ULPGC ofrece ahora una Carrera de Turismo en cuatro años. Un Grado con formación amplia que incluye desde patrimonio histórico, geografía del turismo, sostenibilidad, macroeconomía, microeconomía, contabilidad, …una carrera muy completa. De hecho, Administración y Dirección de Empresas, aunque tiene por supuesto muchas diferencias, también guarda varias asignaturas comunes con Turismo. La carrera de turismo es ahora todo un grado, una licenciatura…

 

¿Cuál es la mejor parte de investigar, de enseñar en la ULPGC? ¿Qué es lo más enriquecedor de tu trabajo?

Es una pregunta importante. Primero, lo principal, un profesor debe estar estimulado. No podemos estar delante de los alumnos sin motivación. Sería tedioso ir cada día a las 8 a dar clase y no tener una motivación. Y repetir lo mismo, un año, y al año siguiente…

En el plano personal, como profesora, he descubierto que lo que más me motiva de mi profesión es saber que de alguna forma puedo contribuir a la sociedad en la que vivo. Y al final la sociedad es la que me paga, soy profesora en un ente público.

Luego, a mí me gustaría que los alumnos que van a trabajar en el sector turístico dieran el máximo esfuerzo por su isla. Y que fueran conscientes de la importancia de su trabajo, que lo cuidaran.

Desde el primer día les trato de transmitir lo importante que es el sector donde se van a emplear, porque el puesto de trabajo que ocuparán forma parte de una industria de la que dependemos todos los canarios. Esa industria hay que cuidarla, tenemos que conseguir que sea sostenible, debemos pensar en futuro. Hay que dar buena imagen para lograr que la gente vuelva, hay que ser profesionales.

Turismo es una de las carreras que mejor índice de empleabilidad tiene, en la que más rápido se entra a trabajar tras los estudios. Al transmitir esos valores a los estudiantes también les motivamos en sus primeros años de entrada a su profesión.

Y luego, está ese otro aspecto que me interesa de esa conexión Universidad-Sociedad. A los pocos años de estar dando clases ya me di cuenta que necesitábamos incorporar bibliografía con casos locales. Nuestro libro sobre casos de empresas turísticas de Canarias, por ejemplo, tiene 70 copias en la biblioteca y ahora lo utilizan alumnos de la Facultad de Economía, Empresa y Turismo. Este año impartiré fundamentos de economía de empresa en Relaciones Laborales y lo utilizaré con los alumnos. Pondré casos de empresas turísticas de Canarias porque sé que mueven más a los estudiantes, igual que a mí, como investigadora, me interesa abordar casos reales de mi sociedad, me motiva muchísimo estudiar casos de Canarias.

Nada de esto da dinero. Es más, debo pedir apoyo, buscar que me ayuden con la financiación de los libros. Pero la motivación aquí no es económica. La motivación es trabajar por la sociedad en la que vivimos. Esa motivación es importante porque se la transmites al alumno…

 

¿Cuáles han sido los profesores o investigadores que han sido referentes para ti? ¿A cuáles nombrarías?

Nombraría primero a Carmelo León, el director del TIDES, porque me hizo tomar conciencia de la función que tenemos en la ULPGC. De él aprendí a entender que las universidades, como entes públicos, se deben sobre todo a la sociedad donde se implantan, y que nuestra sociedad, ahora, requiere que estudiemos e investiguemos en torno a la sostenibilidad de las islas.

Otro profesor cuyo trabajo destacaría es Matías González, todo su trabajo de años alrededor de la sostenibilidad. Le escucho siempre con atención en ponencias, en congresos…

Y destacaría a Jacques Bulchand, profesor especializado en los campos del emprendimiento y la tecnología. Muy enfocado en las cosas reales, logra hacer tangible todo lo que explica. También nombraría a Edu William, que está haciendo una labor muy importante en la universidad en el campo de la innovación y el marketing digital.

Jorge Araña es un referente, muy buen investigador en economía aplicada. Su trabajo es muy importante y gracias a él la ULPGC ha tenido una proyección internacional. Ha abierto contactos con Australia, con San Francisco, ha realizado estancia en Berkeley, es un investigador relevante en turismo, y en su área, la economía.

También citaría a Juan Carlos Martín y a Concepción Román, directora del Máster Internacional en Economía del Turismo, del Transporte y del Medio Ambiente, el único máster de ámbito internacional que se imparte en inglés desde la ULPGC. Y me dejo seguro mucha gente atrás…

 

 

*Conozca aquí la actividad de los 70 profesores del Instituto Universitario de Turismo y Desarrollo Económico Sostenible TIDES-ULPGC

 

 

Simple Share Buttons