Una vida compartida con viajeros de medio mundo. La historia de Guesthouse Katanka.

Prácticamente todos los huéspedes regalan una buena recomendación tras su estancia en el establecimiento de Carmen Gloria y Alessandro, en una casa antigua, restaurada, donde viven con su familia. Fuimos a conocer el secreto del Guesthouse Katanka, un lugar-refugio en Las Palmas de Gran Canaria, en Ciudad Jardín. Descubrimos una casa luminosa, repleta de recuerdos de viajes, repartidos bajo una cuidada arquitectura de interiores. Una parada en pleno centro de la ciudad para tomarse un tiempo de calma para descansar.

Gracias Alessandro por atender a #NuestroGranDestino. Hoy día, con la llegada de Airbnb, creció y creció la popularidad del llamado ‘alojamiento compartido’. Sin embargo, ese nombre quizás se adapta mejor a GuestHouse Katanka. Ustedes aquí sí comparten su vivienda, pasan su día a día junto a los huéspedes. ¿Cómo es convivir con tanto viajero permanentemente de paso?

Es una pregunta interesante…..el cómo es compartir casa con tantas personas, con muchas personas, que van y que vienen. Bueno, algunas veces, es muy agradable. La gran mayoría de las veces lo es, sí es muy agradable. Y otras veces, en cambio, cuando se hospedan personas que no son tan agradables, pues no lo es tanto.


¿Por qué crees Alessandro que los GuestHouse, los Bed & Breakfast, ese modelo de alojamiento, no terminó de cuajar del todo en Canarias?

Creo que Canarias, cuando empezó el turismo, comenzó bajo otro modelo, de sol y playa. Pero es un modelo de turismo que en los últimos años, especialmente en Las Palmas de Gran Canaria, está cambiando, por diferentes razones. Y ese cambio hacia nuevos modelos de turismo, como el turismo urbano, el turismo cultural o el turismo rural, pues está atrayendo otro tipo de huéspedes interesados en venir a visitar las islas Canarias, diferentes al turista del sol y playa.

 

A la hora de comercializar, promocionas tu oferta en prácticamente todas las grandes plataformas. Al menos en las 5 grandes. ¿Cuál es la que mejor te funciona?

En el mundo del turismo hoy, al menos como yo lo conozco, hay tan sólo una única plataforma, Booking.com, que maneja el 70% de todo.

 

¿Llegas a conseguir cuota de venta directa?

En porcentaje, es muy bajo, sobre un 3%. Esto cambiará seguramente dependiendo del tipo de establecimiento. No sé, si tu tienes por ejemplo una cadena hotelera grande, como hay alguna en Gran Canaria, imagino que con su página web podrán llegar a ventas directas sobre un 20%, por decir algo. Pero no creo que lleguen a mucho más.

Pero en mi caso, la venta directa no pasa del 3%, o del 4%, no más. Piensa que cuando en Google tecleas en el buscador ‘GuestHouse Katanka‘, mi propia página web nunca es la primera, y Booking siempre aparece antes que Guesthousekatanka.com

 

Tus reservas, ¿se cierran con mucha anticipación? ¿O hay un poco de todo?

La gran mayoría, y lo estuve mirando hace poco, suele ser viajes cerrados con alrededor de 40 días de antelación.

 

Volvamos a la casa. ¿Por qué eligieron Ciudad Jardín para abrir una casa de huéspedes? ¿Qué les gustaba de la zona?

Cuando hemos abierto el GuestHouse Katanka, yo aún no vivía en Las Palmas de Gran Canaria. Sí vivía en Gran Canaria, desde hace muchísimos años, pero siempre había evitado vivir en la ciudad. Entonces, tenía un desconocimiento de Las Palmas de Gran Canaria bastante grande….

Lo que me trajo a la ciudad fue esta casa. Cuando la visité la primera vez, vi cosas que me llamaron muchísimo la atención. Realmente elegí la casa. Y luego, pues la casa está en un entorno, el de Ciudad Jardín, que dentro de lo que cabe, es una de las zonas más tranquilas de la ciudad. Y entonces, me encuentro bastante bien.

 

¿Y cómo fue el proyecto de restauración? ¿Cuánto tiempo llevó?

Eso fue larguísimo. Larguísimo. Se hizo por partes. En la planta baja tardamos como 9 meses. Luego, por un tema de permisos, nos obligaron a abrir toda la casa con otros trabajos, que duraron otros 5 meses. Fue muy largo.

 

No debe ser fácil encontrar una casa con esta forma, capaz de albergar tantas habitaciones, con una arquitectura tan singular. Aunque habría que verla antes de la reforma…

Todo el trabajo, digamos de la reforma, fue un trabajo de muchísima energía y de concentración, pero también de muchísima creatividad. Ahora mismo no tendría la energía para volver a repetir algo así, fue algo realmente grande. Y lo hicimos sin experiencia.

 

La primera vez que se visita Guesthouse Katanka, llama la atención por su decoración, por su diseño de interiores. Por los detalles. Cada mueble es diferente, todo parece muy bien escogido. ¿Esa parte fue costosa? ¿Vinieron los muebles con Uds. o los compraron?

Muchos muebles se compraron en anticuarios. Y otros se hicieron aquí…


¿Esa parte la valora el cliente?
Pues depende, depende claro del cliente….

 

 

Otro elemento singular de la casa. Aquí cada habitación es diferente…

Sí, cada habitación tiene un objetivo distinto, una temática distinta. Tenemos habitaciones que han sido pensadas como para cuidar los sueños de una persona que duerme. Y también tenemos habitaciones pensadas para una pareja. Y luego tenemos otras habitaciones llevadas más al modo del minimalismo escandinavo. Digamos que cada una de ellas tiene una historia detrás, una historia muy distinta.

 

¿Tienen clientes de repetición?

Sí tenemos clientes que repiten, pero luego ellos realmente no repiten habitación…en eso sí les gusta cambiar.

 

¿El Guesthouse Katanka es el tipo de establecimiento que Uds. elegían cuando viajaban, cuando no estaban tan enraizados como ahora?

Sí. Esta casa, este concepto de hospedaje, nació de un viaje largo que hicimos. Un viaje por 2 años, en el que nosotros nos alojábamos en establecimientos de este tipo, por Asia o por Sudamérica. Cuando tú viajas por mucho tiempo, hay momentos donde necesitas llegar a un sitio. Necesitas parar por un tiempo, para recuperar fuerzas. Y ese sitio se transforma un poco en tu casa, necesitas llegar a un sitio así, que sientas como tu casa. Y la idea era un poco esa. Un sitio para viajeros, donde se sintieran en casa.


¿Han alojado algún viajero o viajera especial, que se quedara una temporada larga? Alguien que se convirtiera casi en familia, ¿eso ocurre?

Si, si…sí ocurre. Anoche mismo hemos recibido una pareja, una madre con una hija, que estaban atendiendo al padre de ella, por una operación en Santa Catalina, y hemos quedado en un pueblo perdido de Galicia para ir a comer pulpo en unos meses y empezar con ellos a andar el Camino de Santiago.

 

 

¿Sus huéspedes esperan que les oferten actividades durante su estancia? ¿Quieren que les acompañen más allá del alojamiento o son más independientes?

No, en realidad no esperan nada aparte del alojamiento. Aunque la gran mayoría de las personas sí te piden opinión sobre qué cosas nos parecen más interesantes para visitar, o dónde nos parece interesante ir a comer. Pero sí que piden opinión, la mayoría sí que preguntan, lo hacen prácticamente la totalidad de las personas que nos visitan.

 

¿Qué aconsejarían a una pareja como Uds. que esté pensando iniciar un negocio como este? Algo que Uds. no sabían entonces y que ahora sí saben, un único consejo…

Alessandro: ¿Qué les diría? Un único consejo. Buff….les diría muchas cosas.

Carmen: Que empezaran con ilusión, como nosotros, con ese mismo amor. Aunque lo que no haría es desgastar tanta energía en tan poco tiempo…

 

¿Energía en la reforma? ¿La harían en un plazo mayor quizás?

Carmen: Es que eso realmente depende de la personalidad de cada uno…

Alessandro: No sé…es que nosotros por ejemplo, en un principio contratamos dos empresas para la obra, y las dos, bueno, al final nos encontramos nosotros mismos haciendo toda la obra con ayuda sólo de un albañil. Hasta las niñas ayudaban, hay cosas que ellas han elegido, han puesto el nombre a las habitaciones….

¿Un consejo? El trabajo que nosotros hacemos es muy especial, tenemos contacto en el día a día con personas de muchos sitios distintos, con ideas diferentes, y muchas veces, durante el desayuno, rodeado de personas de todos los lugares del mundo, hablando de las cosas más estrafalarias, estoy muy feliz. Ahora, también el día a día de este trabajo, es un día a día de mucha rutina. Aunque bueno, supongo eso también te pasa a ti…. Entonces, lo que recomendaría para este negocio es que intentaran que la rutina no les aplaste. Aunque supongo esto vale como consejo para cualquier persona.

Carmen: Quizás alguna vez sí hemos hablado de gestionar un poco mejor los días libres, saber delegar. Lo importante que es tener al menos un día libre, para recuperar tu propia energía y poder continuar. Nos queda ese caminito por aprender.

 

 

 

*Toda la información sobre Katanka Guesthouse en su sitio web.

 

Simple Share Buttons