ELSA RODRIGUEZ PUEBLOS REMOTOS

Elsa Rodríguez: «Pueblos Remotos» es un proyecto enfocado en contribuir a la comunidad local

Elsa Rodríguez fue una de esas canarias visionarias del trabajo en remoto, que entendió pronto cómo este destino podía posicionarse como el lugar ideal para teletrabajadores de todo el mundo. Esa visión le llevó a crear un proyecto innovador, un sueño compartido con otro canario, Carlos Jonay Suárez, y que hoy es una realidad. Ese sueño se llama Pueblos Remotos.

El proyecto Pueblos Remotos habla de conceptos como ruralidad conectada o economía social. Se trata, en definitiva, de experiencias que combinan el teletrabajo y el entorno rural, facilitando que las personas conecten: entre ellas, con el mundo rural, con la naturaleza y con ellas mismas.

Pero su inquietud no termina aquí. En paralelo, desarrollan el proyecto The Break Fellowship, un programa de emprendimiento para mujeres residentes en la Unión Europea. Durante casi un mes estas emprendedoras internacionales se han alojado en El Cabo Coliving de Agaete, gestionado por Repeople.

 

¿Qué es Pueblos Remotos y cómo surge esta iniciativa?

Pueblos Remotos es un emprendimiento social con el que buscamos, sobre todo, ayudar a reactivar los entornos rurales y darles visibilidad. Para ello, organizamos experiencias de entre 1 y 3 semanas en las que conectamos a teletrabajadores con emprendedores rurales a través de actividades y retos.

Durante estos encuentros hay un intercambio de conocimientos, los teletrabajadores ayudan a los emprendedores rurales con sus habilidades digitales y a cambio aprenden sobre negocios del sector primario, cultura y tradiciones del lugar.

La idea surgió literalmente durante una sobremesa en la que hablábamos de la España Vaciada y de cómo la ruralidad en Canarias es diferente. Aquí al ser un territorio limitado, el aislamiento de los pueblos no es tan marcado, ya que por norma general en 15-20 minutos podemos llegar a un núcleo urbano.

Sin embargo, en las Islas nos enfrentamos a otros desafíos como pueden ser el turismo de masas de sol y playa, la gentrificación y la falta de relevo generacional. De ahí que nos propusiéramos demostrar con Pueblos Remotos que las zonas rurales pueden ser lugares llenos de oportunidades, que hay otra forma de hacer turismo y de contribuir a la comunidad local generando impacto socio-económico positivo.

Las zonas rurales pueden ser lugares llenos de oportunidades

 
 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Pueblos Remotos (@pueblosremotos)

 
 

¿Quién está detrás?

Detrás de Pueblos Remotos estamos Carlos Jonay Suárez, mi socio, y yo liderando. Carlos como experto en estrategia digital es el responsable de toda la parte de comunicación y estrategia de negocio. Por mi parte, soy especialista en sostenibilidad turística y estoy más enfocada en todo lo que tenga que ver con la gestión y desarrollo de proyectos.

Contamos ahora mismo con otras dos personas en el equipo: Ane Kortaberria que está haciendo sus prácticas de empresa con nosotros como parte del Grado LEINN de la Universidad de Mondragón y Martina Burtscher que viene con el programa EYE (Erasmus For Young Entrepreneurs) desde Austria.

También forma parte del equipo de forma puntual Lara Hernández, formadora y mentora de emprendedores. Lara es de Ingenio, Gran Canaria, y la contratamos como freelancer para facilitar algunos proyectos como “The Break Fellowship”.

 
 

 
 

¿Y The Break, qué es? ¿por qué escogieron Agaete para este proyecto europeo?

The Break Fellowship es un programa de emprendimiento para mujeres residentes en la Unión Europea. El programa está liderado por la Escuela de Organización Industrial (EOI) e Impact Hub Madrid y está financiado por la Unión Europea y los fondos Next Generation. Ya son 4 ediciones y 1000 mujeres las que han disfrutado de una formación de más de dos meses, incluyendo un retiro presencial de 28 días en diferentes zonas de España para impulsar su proyecto, para mejorar sus habilidades de negocio y crear una comunidad de mujeres emprendedoras en la UE.

Somos 26 organizaciones locales las que hemos sido seleccionadas para recibir a estas mujeres emprendedoras y Pueblos Remotos es una de ellas, la única en la región de Canarias.

Nosotros escogimos Agaete principalmente por el alojamiento: El Cabo Coliving gestionado por repeople. Es de los pocos pueblos de Canarias que cuenta con un alojamiento tipo coliving con habitaciones individuales con la suficiente capacidad y otro de coworking con espacio para talleres, sesiones de trabajo e incluso eventos.

Además, Agaete cuenta con un paraje natural excepcional que va desde las piscinas naturales en el Puerto de las Nieves hasta la montaña pasando por la zona del valle con plantaciones de café. Nos ofrecía todo lo que necesitábamos para llevar a cabo un proyecto de esta envergadura.

 

¿Qué vinculación ha tenido y tendrá con la isla de Gran Canaria?

Dentro de las actividades de The Break una de las más importantes es la participación de las mujeres emprendedoras en la resolución de un reto a nivel local que esté afectando al territorio. Lo primero que hicimos fue involucrar tanto al Ayuntamiento como a otras instituciones en el planteamiento de los retos. Hasta ahora se han dado soluciones para mejorar la colaboración entre el tejido empresarial de Agaete y motivar a los jóvenes a emprender, a saber más sobre el teletrabajo y la economía del conocimiento.

Algunos de los hitos que se han conseguido en esos dos ámbitos son la puesta en marcha de una asociación de empresarios de Agaete que comenzó con 9 personas y ahora son más de 60 miembros, y visitas a institutos tanto de Las Palmas de Gran Canaria como de Agaete, donde las mujeres emprendedoras dieron charlas motivacionales a los estudiantes, los cuales se mostraron muy interesados y agradecidos.

A lo largo de estas 4 ediciones que llevamos, hemos contado con el apoyo directo del Ayuntamiento de Agaete, PROEXCA, la SPEGC y AIDER Gran Canaria.

 
 
 

ELSA RODRIGUEZ PUEBLOS REMOTOS
 

ELSA RODRIGUEZ PUEBLOS REMOTOS
 

ELSA RODRIGUEZ PUEBLOS REMOTOS
 
 
 

¿Qué beneficios o características positivas tiene la isla para desarrollar este tipo de proyectos?

Este tipo de proyectos generan un impacto socio-económico positivo directo en la economía local. Se trata de un turismo consciente, que se hace de forma “slow” y que se enfoca en contribuir a la comunidad local. Este tipo de visitantes quieren involucrarse, conocer la cultura y los desafíos y se preocupan por aportar su granito de arena.

Son visitantes que se hospedan en el destino casi durante un mes. Que comen en los restaurantes locales, que compran en las tiendas del pueblo y que además quieren ayudar con sus habilidades y experiencia, ya sea involucrándose con los emprendedores locales o motivando a los jóvenes para que amplíen su catálogo de posibilidades.

Sin duda, Canarias se ha posicionado a nivel mundial como destino ideal para teletrabajadores, ¿qué más podemos hacer?

Podemos mejorar la integración de teletrabajadores y comunidad local

Hay muchas cosas que todavía debemos mejorar y tiene que ver con la integración con la comunidad local. En la mayoría de los casos los teletrabajadores o nómadas digitales al uso (que no forman parte de un programa o experiencia concreta) viven en burbujas y desconocen cómo involucrarse con la comunidad local. La barrera del idioma es probablemente el mayor reto al que se enfrentan, pero también la falta de oportunidades para participar en actividades con personas locales.

Por otro lado, se acusa a los nómadas y teletrabajadores extranjeros de los problemas de gentrificación a los que nos estamos enfrentando, tanto por la compra de viviendas como alquileres de pisos a largo plazo a precios muy altos. A mí me encantaría ver más datos sobre esto, sería interesante hacer un estudio para saber cuántos nómadas y teletrabajadores de verdad están comprando viviendas.

Independientemente de este estudio, la compra de viviendas y el tema de los alquileres se debería regular como se está haciendo ya en muchos otros países a nivel europeo y mundial.

 

¿Qué te ha aportado personalmente el trabajo en remoto?

Para mí el poder trabajar de forma remota significa flexibilidad para organizar mis días de la forma que mejor me convenga. De hecho, volví a Canarias hace 5 años gracias a un trabajo que me permitía estar donde yo quisiera y en ese momento trabajaba para Australia y las Islas del Pacífico desde aquí. Por lo tanto, el trabajo remoto me ha aportado un estilo de vida que se basa en objetivos a cumplir y en el que soy libre de decidir cuándo, cuánto tiempo y desde donde trabajar.

 
 
 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Pueblos Remotos (@pueblosremotos)

 
 

*Más información en www.pueblosremotos.com

———–

Texto: Ana Sánchez
Fotografía: Lex Thoonen

 

REPEOPLE.CO