Reinventando un negocio turístico una y otra vez: el caso de éxito de ‘Living Las Canteras’

Juan Betancor es el emprendedor tras Living Las Canteras y Living Artenara, marcas de gestión de alquiler turístico. Buen conocedor del sector, vivió desde pequeño el día a día del turismo. Sus abuelos tuvieron la visión de reconvertir una vivienda familiar en Las Canteras en un edificio mayor de apartamentos, durante el boom turístico de los 70. Ese impulso emprendedor lo recoge Juan en 2010, al lanzarse a comercializar online parte de esos apartamentos. Y años después, al anticipar otro tiempo de transformación, con el auge de la vivienda vacacional y los vuelos low-cost. En los últimos años Juan Betancor vuelve a reinventar su empresa, adaptándose al cambio propiciado por el teletrabajo, rediseñando su oferta en plena pandemia.

 
¿Qué te animó Juan a emprender un negocio turístico?

La respuesta a esa pregunta está muy ligada a mi historia familiar. Como toda mi familia paterna crecí en Las Canteras, en la zona de Peña La Vieja. Mis abuelos y sus trece hijos (¡sí, trece!) vivían en una de las casas terreras del paseo. Una casa que con la llegada del turismo escandinavo de los años 70, fue reconvertida en edificio de apartamentos turísticos.

A diferencia de la mayoría de vecinos, mis abuelos prefirieron no vender. Supongo que tal cantidad de hijos tomó peso en la decisión. Hoy, ya fallecidos, estarán muy contentos de saber que el edificio sigue perteneciendo a la familia. Así que crecí conociendo a los gestores de estos apartamentos y a muchos de sus huéspedes, por los que sentía mucha curiosidad. Y escuchando opiniones de mi familia sobre la gestión: que si no lo mantienen limpio, que si falta una lámpara, que si los colchones no son los mismos que se le dejaron, etc. etc.

Sin haberlo previsto demasiado, en 2010 nace Living Las Canteras

A los 17 años me fui a estudiar a Madrid y ya no regresé hasta los 29. En este período también viví en Inglaterra, en Alemania, Dinamarca o Argentina, entre pisos compartidos, residencias y apartamentos. Con frecuencia practicaba coachsurfing y organizaba tándems lingüísticos. Cuando volví, me ofrecí a algunos familiares descontentos con sus gestores vacacionales a ayudarles a alquilar sus apartamentos. Utilizaba plataformas en internet que conocía de mis búsquedas de pisos cuando vivía en el extranjero. Y descubrí que había muy poca oferta publicada en Las Canteras. Aquí predominaba la oficina física y la llamada de teléfono. ¿Hay alguien que no recuerde a Clarisa en Las Canteras?

Corrió la voz y empezaron a contactarme vecinos interesados en ocupar sus apartamentos las temporadas que no los disfrutaban. También una residencia universitaria o varios pisos compartidos de Erasmus. Y así, sin haberlo previsto demasiado, surge Living Las Canteras. Era el 2010.

 

Cuando montaste tu negocio, ¿qué encontraste al estudiar tu competencia? ¿Y cómo son tus competidores ahora?

En ese momento había muy poca profesionalización y competencia en Las Canteras. La normativa no era clara al respecto de que propietarios particulares pudieran arrendar sus pisos a turistas y esto hacía difícil convencerles de adecuar debidamente sus apartamentos. Los portales online más conocidos de alquileres de corto plazo mostraban oferta escasa en Las Canteras, y de baja calidad. Así que era fácil destacar solo a través de fotos profesionales y de descripciones mínimamente elaboradas.

En 2015 suceden tres hechos que impulsan la profesionalización del sector: el Gobierno de Canarias publica al fin el Decreto de la Vivienda Vacacional, una plataforma online muy conocida a nivel mundial se hace muy popular y las líneas aéreas de bajo coste comienzan a conectar en masa con Canarias. A partir de ese momento, me especializo en un tipo de alojamiento diferenciado, renovado y de calidad.

En 2015 arranca la profesionalización del sector de vivienda vacacional

Hoy día, mi sana competencia no es otra que aquel gestor o propietario responsable y dedicado, que valora a su huésped de la misma forma que le gustaría que lo valorasen a él, cuando reserva en otro lugar. En Canarias, llevamos muchos años tratando con turistas y eso nos hace ser por naturaleza serviciales, incluso no dedicándonos profesionalmente al sector.

Sin embargo, una amenaza está siendo la aparición de grandes empresas e inversores que construyen edificios enteros de viviendas vacacionales. Suelen interesarse mucho más por la pronta recuperación de la inversión que por la experiencia del huésped. En mi opinión, desvirtúan el concepto original de la vivienda vacacional.

 

Una imagen vale más que mil palabras y eso lo reflejas en las fotos de tus alojamientos, cuyas vistas se venden en un parpadeo. ¿En qué medida la calidad de una fotografía influye en las reservas?

La importancia de la calidad de la fotografía es incuestionable. Muchos de nuestros huéspedes reservan sin ni siquiera haber leído las descripciones de los anuncios. Desde hace muchos confiamos este aspecto en Marcos Rodríguez,  el mejor fotógrafo profesional especializado en vivienda vacacional que conocemos.

 
 

 

 

 

 
 


¿Cuáles han sido tus claves para obtener una cuota alta de reservas?

En España, el sector de la vivienda vacacional, profesionalizado y regulado como lo entendemos ahora, es aún joven. Así que En Living Las Canteras nos fijamos mucho en lo que hacen otros gestores en países con mayor tradición. Pertenecemos a grupos formativos internacionales y acudimos cada año a ferias y congresos muy especializados en alquileres de corto plazo.

El contar con mucha experiencia y estar especializados en Las Canteras nos permite que conozcamos muy bien al perfil de huésped que alojamos. Preparamos las propiedades hacia sus necesidades. Y eso lo transmitimos en los anuncios, de forma que lo puedan ver claramente.

El 20% de nuestros huéspedes son repetidores

Nuestra ocupación media desde 2014 es del 90%. En los peores años de la pandemia mantuvimos también una alta ocupación gracias a que nos adaptamos rápidamente al fenómeno del teletrabajo. Hoy día, el 20% de nuestros huéspedes son repetidores. Valoran nuestro servicio, la calidad del alojamiento. Saben que no se van a encontrar sorpresas, sino que van a recibir justo lo que le hemos ofrecido.

 

Un alto porcentaje de tus reservas son directas, vía web. ¿De qué forma trabajas para conseguir esto?

En nuestro sector, no es fácil generar la confianza necesaria para que un huésped que no te conoce te reserve directamente. Para que evite las plataformas intermediarias mundialmente conocidas, que invierten muchísimo dinero en promoción y posicionamiento SEO. Con el fin de incrementar las reservas en nuestra web, en 2018 entramos a formar parte de The Boostly Academy, del británico Mark Simpson. De ellos recibimos un aprendizaje continuo de las herramientas y técnicas para conseguirlo.

En la pandemia mantuvimos alta ocupación al adaptarnos al fenómeno del teletrabajo.

En 2021, el 65% de nuestras reservas fueron directas. Gran parte del dinero que se ahorra el huésped en comisiones, que hubieran ido a plataformas intermediarias que no tributan en Canarias, pues lo gasta en el destino, durante su estancia.

 

Muchos de tus clientes son trabajadores remotos. ¿Cómo te adaptas a sus necesidades? ¿Cuáles son las mayores diferencias con respecto a turistas que se alojan por motivos vacacionales?

Hasta el 2019, sólo el 5% de nuestros huéspedes eran teletrabajadores. ¡Pero entre 2020 y 2021 han supuesto el 60%!

Tan pronto comenzó la pandemia vimos el auge de este fenómeno en Estados Unidos y lo estudiamos en profundidad. Sabíamos que pronto llegaría aquí porque Canarias reúne muchos de sus requisitos principales y porque además conocíamos desde hacía años la ardua labor de Nacho Rodríguez para posicionar Canarias como un destino de referencia a nivel mundial para los teletrabajadores. Si no hubiera sido por todo lo que él llevaba adelantado, estoy convencido que el efecto no hubiera sido tan inmediato.

Ahora el 60% de nuestros clientes son teletrabajadores

En julio de 2020, una empresa con oficina en Ciudad Jardín decidió que sus empleados trabajaran desde casa y les urgía vender todo el mobiliario. En dos días equipamos todos los apartamentos con silla de oficina, mesa de trabajo, lámpara y pantalla de ordenador. Sacamos fotografías a los nuevos espacios de trabajo, las publicamos en nuestra web y en redes sociales e incrementamos los descuentos para estancias largas.

El último trimestre de 2020, en plena pandemia, obtuvimos un 90% de ocupación, en su totalidad teletrabajadores. Hoy día seguimos apostando mucho por ellos. Aportan numerosos beneficios al destino con respecto a los turistas: reducen la dependencia de la conectividad aérea, realizan un consumo de recursos más sostenible y generan una facturación turística mejor distribuida. Y particularmente a nosotros nos ha aportado un ritmo más calmado de trabajo.

 

Hace pocos años aceptaste el reto de gestionar cuatro casas-cueva en el municipio de Artenara. ¿Es más difícil la comercialización de turismo rural, o no hay diferencias?

En mi caso, la principal diferencia entre Living Las Canteras y Living Artenara es que Las Canteras es un destino ya consolidado mientras que Artenara es aún bastante desconocido en el exterior. Así que mi principal reto era conseguir atraer demanda a Artenara a través de la tipología y singularidad del alojamiento.

Por eso, equipamos las casas cueva con puestos de oficina muy cómodos y una velocidad de internet ultra rápida. Nos aseguramos de que a las cocinas nos les faltara de nada, para atraer reservas largas. Y subrayamos en los anuncios las espectaculares rutas de senderismo con las que cuenta el municipio. Los resultados están superando nuestras expectativas. Desde que comenzamos en abril de 2021, la ocupación media es del 85% y la estancia media de 10 noches. Las valoraciones están siendo muy altas.

Me alegra especialmente el éxito de este proyecto. Cuando preguntamos a nuestros huéspedes, prácticamente ninguno conocía la existencia de Artenara hasta dar con nuestras casas cueva. Muchos artenarenses me han transmitido que este nuevo perfil de huésped empatiza muy bien con su forma de vida, que está gastando mucho y de forma bien distribuida en pequeños comercios.

 

¿Cómo logras compaginar la gestión de apartamentos entre la playa y la cumbre?

Vivo en la playa de Las Canteras, por lo que mi principal reto con Living Artenara es la lejanía. El resolver las incidencias de manera rápida es algo absolutamente prioritario para nosotros. Así que Living Artenara me ha obligado a pensar muy bien cada decisión, para que surja el menor número de problemas y que cuando surjan, los podamos resolver en remoto y rápido.

 
 

 
 
 

¿Quiénes forman parte del equipo de Living Las Canteras y Living Artenara?

¡Somos un equipazo! Es nuestro gran valor. Gracias al alto nivel de automatización, somos pocos, pero muy bien elegidos No ha sido a conciencia, pero coincide que todos somos de Las Palmas de Gran Canaria y amantes de la Playa Las Canteras, desde nuestra niñez.

Yaiza es la inspectora y limpiadora ¡no se le escapa una! Pepe es el logista, siempre con una sonrisa y la mejor de las predisposiciones. Y mi hermano, Manuel, extraordinario especialista en copywriting en varios idiomas y responsable de la comunicación con los huéspedes. Yo me dedico a la operativa y a la relación con los propietarios.

Nuestro equipo es nuestro mayor valor

Y ya tenemos seleccionada a una persona más que me dará soporte para así poder incorporar algunas propiedades más. No tenemos rotación, somos los mismos desde hace muchos años, nos conocemos a la perfección y nos llevamos muy bien. Tenemos muy clara cuál es la misión y los valores centrales de Living Las Canteras y por ellos trabajamos cada día.

 

¿Resultaron fáciles los primeros años gestionando alquileres vacacionales?

El principal escollo en los comienzos fue la incertidumbre legal. A cada paso que quería dar se me presentaba la duda de si era correcto o no. Esto hizo que no me dedicase en exclusiva a Living Las Canteras. Pero la llegada del Decreto en 2015 y sobre todo la creación de ASCAV, la Asociación Canaria de Alquiler Vacacional, fueron un alivio. ¡Nuestra asociación es arrolladora e incansable, hace una impresionante labor!

 
 

juan betancor Living Las Canteras

 

 

¿A qué te enfrentaste que no tenías pensado?

He pasado por momentos muy incómodos. Todos sabemos que la vivienda vacacional ha estado muchos años en tela de juicio. A los propietarios y gestores se nos ha acusado con frecuencia de reducir la oferta y encarecer los alquileres de larga temporada. Pero, rara vez, los medios ofrecen números de lo que aportamos a nivel impositivo a la sociedad. ¡Somos uno de los sectores más fiscalizados y con mayor carga de impuestos!

Somos uno de los sectores con mayor carga de impuestos

La mayoría de propietarios a los que representamos en Living Las Canteras disponen de sus pisos por temporadas. Antes de existir esta modalidad, pasaban la mayor parte del tiempo vacíos y sin generar actividad económica. Hasta en tres ocasiones hemos comenzado a gestionar propiedades que estaban a punto de ser vendidas por sus propietarios grancanarios a personas de otros países con renta per cápita muy superior a la nuestra. El hecho de haberse topado con un gestor profesionalizado les hizo cambiar de opinión, en el último momento.

Como cualquier otro sector, el nuestro tiene también muchas aristas. Pero muchas veces cuando no conocemos en profundidad un tema tendemos a demonizar al conjunto.

 

Brindas ayuda a otros propietarios y gestores ofreciéndoles servicios de consultoría. ¿Qué tal esa experiencia?

Es algo que comencé hace un año y estoy muy contento. He podio ayudar a muchas personas de diferentes áreas geográficas, a través de videollamadas. Mi propósito es acortarles los tiempos de aprendizaje. Tanto a aquellos que aún no tienen tanta experiencia como a aquellos que están valorando comenzar con esta actividad. El sector está en pleno auge y cada día aparecen nuevas herramientas. Para mí es una satisfacción ver cómo aplican lo que hablamos y obtienen buenos resultados.

 

¿Qué otro tipo de formación recomendarías para emprendedores de tu sector?

Hace poco participé en el programa Legends X, enfocado a gestores de propiedades a corto plazo, un programa acelerador de empresa, de cuatro meses de duración. Liderado por tres referentes del sector de la vivienda vacacional a nivel mundial: Jasper Ribbers, Eric Moeller y Julie George. Fue una decisión acertada. Me sirvió para salir de la vorágine del día a día. Para reflexionar acerca de todo lo logrado hasta el momento, ver en qué lugar me encuentro y hacia dónde quiero ir. Y me ayudó a conocer herramientas eficaces que ya he aplicado, para automatización de procesos y delegación de tareas.

También me ha posibilitado conocer a otros gestores de Estados Unidos y Reino Unido (fui el único participante que no era de allí), con los que sigo en contacto e intercambio información de valor. Desde que lo terminé, disfruto de más tiempo libre y a veces teletrabajo desde otros países, que de tanto alojar a trabajadores remotos me picó la curiosidad y le estoy cogiendo el gusto..

 

 

¿Cómo se consiguen tan buenos comentarios de los huéspedes si a muchos de ellos no les llegas a conocer en persona?

Este ha sido uno de mis miedos, a medida que hemos ido incorporando tecnología, especialmente las cerraduras electrónicas en 2018 después de llevar contabilizados más de 1.500 check-in presenciales. Siempre he buscado la forma de automatizar sin perder personalización. Hoy día, las valoraciones que recibimos siguen siendo extraordinarias, muy cercanas y personales. Nadie pensaría al leerlas que la gran mayoría de esos huéspedes satisfechos no nos han conocido en persona, que no hemos cruzado con ellos una sola llamada de teléfono, Whatsapp ni email que no sea automatizado.

Esto lo conseguimos a base de especializarnos en Las Canteras y de conocer en profundidad el perfil de huésped al que alojamos. De esa forma brindamos la información precisa, en el momento justo y a través del canal adecuado. Con tecnología que facilita el envío automatizado de toda esta información con alto nivel de personalización.

Ha sido un proceso lento y gradual. De hecho, no incorporamos nuevas propiedades hasta que la última que hayamos puesto en funcionamiento no esté obteniendo ya buenos resultados de ocupación y valoraciones.

Y una novedad que hemos comenzado a aplicar hace muy poco, con muy buen efecto también en las valoraciones, son los Journey Meals que contratamos a una empresa local, Brunch on the Way. El día de la salida de los huéspedes, ellos le entregan un pequeño almuerzo para el avión de regreso, con una nota de agradecimiento y despedida en nuestro nombre.

 

¿Qué te hace levantarte cada día motivado? 

Soy un apasionado del trabajo bien hecho. El turismo es un sector muy dinámico y está en continuo desarrollo. Trato de seguir aprendiendo cada día para conseguir las mejores soluciones y ofrecer el mejor servicio. Porque es un orgullo, a la vez que una gran responsabilidad, el hecho que tantas personas nos elijan como su opción de alojamiento para teletrabajar o descansar, después de tantos meses de trabajo. Y también lo es que un propietario ponga en nuestras manos su vivienda vacacional, con todo lo que ello implica.

Además, Las Canteras me ha visto crecer y aquí he pasado mis momentos más memorables. Eso hace que sienta una doble responsabilidad por querer que mi trabajo salga muy bien.

Las Canteras me vio crecer y aquí he pasado mis mejores momentos.

 
 

juan betancor Living Las Canteras

 

LAS CANTERAS PLAYA CHICA

 
 
 

*Conozca el porfolio de Living Las Canteras y Living Artenara

 
 

*Edición, texto: Elena Castellano
*Reportaje gráfico: Arcadio Suárez +  Fotos cedidas por Living Las Canteras & Living Artenara

 

EMPRÉNDELE

Siga aquí el post de Elena Castellano