Shayne Thomas teletrabajando

Shayne Thomas: ‘Contar con una comunidad nómada tan grande hace de esta ciudad un destino atractivo para el teletrabajo’

Shayne Thomas es emprendedor, creador de contenido, traductor y un experto en marketing con amplia carrera profesional. Norteamericano y francés, Shane eligió encarar la pandemia con una larga estancia en Las Palmas de Gran Canaria, teletrabajando con clientes de medio mundo a sólo dos pasos de la playa de Las Canteras. En esta entrevista (realizada varias semanas atrás), Shane nos habló de las ventajas y desventajas de la vida itinerante, y de los motivos que llevan a profesionales como él a viajar a nuestro destino con su trabajo a cuestas.

 

¿Te consideras Shayne un teletrabajador? ¿Un nómada digital? ¿Un viajero profesional?

Soy un nómada digital. Creé mi negocio fundamentalmente para poder trabajar desde cualquier parte. En cualquier lugar que cuente con un ordenador y una señal wifi que me mantengan conectado. Aunque tampoco me considero estrictamente un ‘nómada digital‘ ya que para mí el teletrabajo fue siempre lo habitual. Realmente, creo que no necesito ponerme una etiqueta…

 

¿En qué momento elegiste optar por esa modalidad laboral?

Hace más de 8 años. Creé mi negocio en los Estados Unidos en 2013, después de haber trabajado durante casi 10 años en agencias de publicidad, en consultoría de marcas, y en departamentos de marketing y comunicación de grandes empresas. Siempre tuve claro que quería conocer mundo, y no estar metido en una oficina 40 horas a la semana. Así que cuando decidí crear mi propio negocio, lo hice sobre la base de no tener que trabajar a tiempo completo en una oficina (mía o de mis clientes).

Además, en 2018, cuando decidí comenzar el proceso para obtener la nacionalidad francesa, mi capacidad para teletrabajar en diferentes países, culturas, idiomas y husos horarios fue un factor muy importante.

 

¿Por qué elegiste la isla? ¿Cuándo decides venir a Gran Canaria?

Después de vivir seis meses de confinamiento, de toque de queda y de otras medidas muy restrictivas en Francia, me sentía muy deprimido, ya que nunca salía de casa y lo único que hacía era trabajar. Los restaurantes estaban cerrados. Los gimnasios estaban cerrados. El terraceo que normalmente caracteriza a París desapareció a causa de la pandemia. Finalmente, tomé la decisión de salir de allí. Por mi salud mental y para recordarme lo que es «vivir».

Buscando un destino, encontré Las Palmas de Gran Canaria, y vi que no solo estaba muy poco afectada por la COVID-19, sino que además existía en la ciudad una animada comunidad de nómadas digitales. (¡Además, me alegré mucho de saber que los gimnasios de CrossFit continuaban abiertos!) Por otro lado, llevaba un año y medio aprendiendo español con Duolingo, por lo que me pareció una buena oportunidad para practicar lo aprendido. Así que compré un billete de avión, reserve un apartamento increíble con vistas a la playa de Las Canteras (gracias a Living Las Canteras), y decidí que esta sería mi nuevo hogar y mi nueva oficina durante seis semanas.

Despertar con el sonido de las olas sana el alma

Llevo aquí 4 semanas, y ya me siento triste de tener que marcharme. Este lugar es verdaderamente mágico. Estar aquí me ha ayudado a «reencontrarme» después de un año de sentirme perdido, desconectado y de estar aletargado durante la pandemia. Es justo lo que necesitaba.

 

 

¿Cómo fue el recibimiento?

Pues ha sido verdaderamente increíble. Todo el mundo es muy amable y hospitalario.

 

¿Qué destacarías de la isla como destino?

Bueno, si lo miras desde el punto de vista de la pandemia, destacaría el hecho de que los restaurantes, las cafeterías, los gimnasios y otros comercios continúen abiertos –aunque con algunas restricciones sanitarias– Pero es una ventaja importante, comparado con la situación del resto de Europa. No obstante, dejando la pandemia aparte, la Playa de Las Canteras es una maravilla. Despertar con el sonido de las olas y el olor del mar te sana el alma. Es el paraíso en la tierra.

 

 

 

 

¿A qué te dedicas Shane? ¿Cómo desarrollas tu trabajo desde Gran Canaria?

Simplificando mucho, trabajo en marketing. Pero la realidad es que hago MULTITUD de cosas diferentes. Mi actividad principal, tanto en Estados Unidos como en Francia, es la creación de contenidos para marketing – es decir, desarrollo contenido escrito para empresas B2B de tecnología, marketing, datos, medios, RRHH, servicio al cliente, comercio electrónico, comercio tradicional y muchos otros sectores-. En particular, en Francia trabajo con diferentes start-ups y otras empresas para crear contenido original en inglés, o traduciendo contenido en francés al idioma inglés.

También trabajo como freelance para una agencia marketing de afiliación, gestionando una cartera de más de diez marcas de comercio electrónico de todo tipo de sectores. Pero esto es una manera simple de explicar lo que hago.

En cuanto a desarrollar mi negocio, tampoco era mi prioridad al venir aquí. Sin embargo, he tenido suerte, ya que desde que creé mi propia empresa mis anteriores compañeros, mis clientes y amigos me han recomendado a todo el mundo. Y siempre estoy contestando el teléfono (o en Zoom), explorando oportunidades con nuevos clientes.

 

¿Cómo buscaste tu alojamiento y el lugar de trabajo (coworking/coliving)?

Encontré mi apartamento a través del fantástico equipo de Living Las Canteras. ¡Juan y Pepe son los mejores!

 

¿Y cómo es un día normal para ti en la ciudad?

En mi vida no hay «días normales». Cada día es una nueva aventura. Mi única actividad habitual es ir a CrossFit a primera hora de la mañana. Después comienza mi jornada laboral, y cada día trae nuevas sorpresas.

Por lo menos, en Las Palmas de Gran Canaria trabajo desde mi «oficina-balcón» con vistas a la playa de Las Canteras. No se puede pedir más, aunque preferiría estar en la playa en lugar de sentado con el ordenador.

 

Beneficios e inconvenientes de esta vida..

Difícil pregunta. Todas las decisiones que tomamos tienen pros y contras. Teletrabajando te puedes sentir muy solo, especialmente durante la pandemia, te sientes aislado. Cuando pasas tu vida de un sitio a otro, a veces parece que no llegas a “echar raíces” en ninguna parte. Esto se nota especialmente a la hora de forjar relaciones, amistosas o de otro tipo.

Como nómada digital, es fácil construir una comunidad global de compañeros y amigos, pero luego piensa que no ves a la misma gente día tras día. Y esto puede ser duro cuando quieres forjar relaciones profundas con la gente, especialmente con los que no viven tu misma vida de nómada digital. Pero todo esto es la contrapartida de disfrutar de la libertad y flexibilidad que te permite explorar el mundo y trabajar desde cualquier sitio.

Es algo que no funciona para todo el mundo, sobre todo para aquellos que necesitan una vida más estructurada. Pero yo me adapto fácilmente, puedo sentirme en casa en cualquier parte del mundo. No viviría de ninguna otra manera.

 

¿Estás en contacto con otros teletrabajadores de las Islas? ¿Qué te aporta la comunidad?

Sí, me he unido a unos cuantos grupos de Facebook y WhatsApp para nómadas digitales. Y también he asistido a unos cuantos eventos. Y he conocido a muy buenos amigos a través de estos grupos y de esos eventos, amigos para toda la vida. He utilizado los grupos sobre todo para conocer gente, no tanto para desarrollar mi negocio.

El hecho de saber que existe una comunidad de nómadas digitales tan grande aquí –y la infraestructura que necesitan en las Islas Canarias– es lo que hace que Las Palmas de Gran Canaria sea un destino tan atractivo para el teletrabajo. Es muy fácil, tanto si viajas solo como en pareja o con la familia, el poder conocer a otras personas en la misma situación, que pueden ayudarte a desenvolverte en un primer momento. Te hace sentir menos solo cuando acabas de aterrizar. Y eso es algo muy importante para los teletrabajadores.

 

 

¿Qué le dirías a otro profesional que este pensando en teletrabajar? ¿Y si quisiera hacerlo desde Canarias?

El teletrabajo es una opción personal. Para algunos es fantástico, para otros no tanto. Creo que todos nos hemos dado cuenta de para quién funciona durante la pandemia de la COVID-19. Pero no es una decisión que se tome de un día para otro. Necesitas tener un negocio viable, y una fuente de ingresos regular, para tener éxito como teletrabajador, y para poder disfrutar de tus viajes (sin tener que buscar siempre la opción low-cost).

Obviamente, los teletrabajadores en la veintena pueden no necesitar tantas comodidades. Pero en mi caso, con ya casi 40 años, prefiero encontrar comodidad, tranquilidad y seguridad en mi destino. Y por supuesto, cuando viajo a un lugar por primera vez, mi prioridad es el trabajo y el mantenimiento de mi empresa, no viajar todo el tiempo sin preocuparme de nada más. Cuando trabajas como nómada digital, tienes que saber cuando es momento de estar de vacaciones y cuando tienes que concentrarte en el trabajo.

Busco comodidad, tranquilidad y seguridad en mi destino

Porque trabajar desde diferentes partes del mundo no significa estar siempre de vacaciones. Únicamente supone una inmersión en una nueva cultura y un nuevo entorno, algo que estimula tu creatividad y da un nuevo impulso a tu actividad laboral.

A pesar de lo mucho que preferiría pasar todo el tiempo en la playa, si no hiciese mi trabajo… no podría permitirme esta forma de vivir. Ese es el equilibrio que el teletrabajador debe encontrar en algún momento de su carrera profesional.

 

 

 

 

¿Cuáles son tus planes ahora Shayne? ¿Cuándo elegirás tu próximo destino?

Sinceramente, quisiera poder quedarme aquí para siempre, pero… no sería sensato. Tengo compromisos en Estados Unidos y en Francia que tengo que cumplir. Para empezar, regresaré a Estados Unidos, a Los Ángeles, voy ahora en mayo, por primera vez desde hace casi un año. La razón principal es que allí me pondrán la vacuna de la COVID-19 mucho antes que en Francia.

No obstante, también tengo una casa allí y otros asuntos de los que ocuparme. Una vez vacunado, volveré a Francia para seguir con mi vida (allí es donde paso el 80 % del tiempo).

Dependiendo de cómo vaya la pandemia, espero volver a Australia –donde trabajo con una empresa de productos cosméticos y para el cabello– a finales de año, y también me gustaría visitar a unos amigos en Sudáfrica.

Pero no he hecho muchos planes todavía, ya que la situación es bastante incierta, especialmente en Europa. Así que voy a esperar pacientemente a que el mundo vaya abriéndose de nuevo.

Dicho esto… tengo la firme intención de regresar a Las Palmas de Gran Canaria, posiblemente en noviembre, para mi cumpleaños, o si no, en febrero y marzo, para vivir mi primer carnaval.

 

 

*Conozca más sobre el perfil profesional de Shayne Thomas en LinkedIn.

—————-

Texto: Ana Sánchez / Fotografía: Leopoldo H Santana

 

 

REPEOPLE.CO

Simple Share Buttons