Amparo Fuentes: «Lo que hace únicos a los remoteworkers son las ganas de conocer gente local, de vivir como uno más»

En el linde entre Triana y Vegueta, en Juan de Quesada 22, encuentras Hashtag Workspace, el coworking que gestiona Amparo Fuentes en Las Palmas de Gran Canaria. Es un edificio antiguo pero bien acondicionado, con una sala luminosa como atrio central, junto a despachos y espacios independientes. Allí los emprendedores locales y los remoteworkers se integran en familia y tejen proyectos. Su trabajo crece en un lugar con los mejores valores de nuestro sector de la hospitalidad. Fuimos a conocer este nodo creativo al que llegan viajeras y viajeros procedentes de los tres hemisferios.


¿Por qué vieron una oportunidad en este sector? ¿Cuándo deciden emprender?

Las Palmas de Gran Canaria se ha ido posicionando como destino de referencia entre nómadas digitales que buscan trabajar en un entorno relajado, con buen clima y una oferta cultural y turística que les anime a quedarse. El teletrabajo está cada vez más extendido, y para muchos es una alternativa más productiva. Por eso pensamos que cabía ofrecer espacios de calidad donde desarrollar la actividad laboral y crear sinergias. Era un reto, pero vimos una oportunidad y pusimos en marcha este espacio de coworking.

 

Los coworking de la ciudad se suelen localizan cerca de las playas. ¿Por qué ustedes eligieron Vegueta?

Realmente los nómadas digitales que vienen a la isla no buscan únicamente sol y playa. Cada uno busca cosas diferentes, y eligen un entorno acorde a lo que les gusta. La ciudad cuenta con un casco histórico precioso, con una gran vida de día y de noche, con oferta turística, restaurantes, bares, comercios… Todo invita a que decidan instalarse en esta zona y vivir en un entorno local. ¡Y la Playa de Las Canteras está a un paso!

 

¿Ha cambiado mucho la idea del negocio a lo que inicialmente pensaron?

Sí, por supuesto, todo evoluciona y los espacios de coworking no quedan atrás. Originalmente la demanda era mayor entre extranjeros, pero ahora tras la pandemia, muchos empresas y autónomos locales han decidido probar esta nueva forma de trabajar. Es más económica, más productiva, y permite conectar con otros profesionales. Aquí pueden crear colaboraciones que probablemente no hubieran abierto de otra manera. Al fin y al cabo es un espacio donde reina la creatividad y la diversidad de proyectos. Eso enriquece a los coworkers que forman parte de nuestra comunidad.

Muchos autónomos locales eligen esta forma de trabajar

 

¿Qué debe tener un coworking? ¿Cuáles son los elementos básicos, los ‘imprescindibles’?

Lo principal es una buena conexión wifi, para trabajar de manera continuada y realizar videollamadas sin interrupción. Además, necesitas brindar un ambiente agradable, tranquilo, donde puedan concentrarse sin distracciones y donde dispongan de espacios privados y comunes para desarrollar su actividad.

Otra pieza fundamental es todo lo que aportan los espacios ‘después del trabajo‘. Los coworkers valoran el hecho de encontrar una comunidad con quién relacionarse, tener una buena conversación, o crear sinergias. Un buen ‘ambiente de trabajo‘ es clave para que su estancia se alargue. Por eso es importante organizar actividades complementarias como workshops, ‘after work’ o eventos que inviten a que se estrechen lazos, ya que al fin y al cabo pasan muchas horas juntos.

 
 

 
 
 

Desde el principio en #Hashtag Workspace quisieron especializar su negocio, adaptando su coworking a profesionales con niños.

Si, es mi proyecto más personal, que tiene como intención ayudar con la difícil conciliación entre trabajo y familia. La situación actual no ayuda demasiado a los profesionales que quieren sacar adelante proyectos y compaginarlos con el cuidado de los más pequeños. Por eso creamos COKIDS, un pequeño espacio dentro del coworking, donde los niños pueden jugar con una educadora mientras madres y padres trabajan tranquilos.

Dado que el proyecto ha tenido demanda y que el coworking ha ido creciendo, el proyecto COKIDS seguirá en marcha, pero en otro espacio más amplio y mejor adaptado. Así que ese será nuestro nuevo reto para el 2022.

 

Otra iniciativa, los Agüita Market, ha ido generando actividad cultural interesantísima. ¿Cómo nace la idea? ¿Qué marcas suman a los eventos?

Yo siempre quise que Hashtag Workspace fuera un espacio algo diferente, que no fuera no un coworking al uso. Me interesaba crear un lugar donde, aparte de venir a trabajar, pudieras disfrutar de una presentación de un libro, o de una exposición, un concierto, un desfile de moda o incluso, por qué no, !llegar a participar en un Market!

Además, nuestro espacio está ubicado en un edificio emblemático con un gran patio central de estilo colonial que invita a organizar eventos como el ‘Agüita Market‘, un mercadillo donde unimos a artistas locales de todas las disciplinas, con música en directo, talleres creativos y siempre con muy buen rollo. Todo esto al final es también una manera de poner a esta zona de la ciudad en el mapa y ¡que Vegueta se llene de salitre!

 
 

 
 

Ser la dueña del coworking, ¿obliga a ser un poco perfil ‘resuelve-problemas‘ de los coworkers? ¿O son viajeros muy independientes?

Cuando llega un nuevo coworker al espacio, sea local o extranjero, sí que me gusta darle la bienvenida de manera personal, enseñarle el espacio, comentar lo que tiene a su disposición. En definitiva, que se sienta como en casa. Pero también intento que noten que son libres para entrar y salir cuando quieran y que pueden hacer uso del espacio como necesiten, en cada momento.

Facilitarles un acceso 24/7 permite que cada uno pueda adaptar sus horas de trabajo, como prefieran. Pero siempre haciendo ver que pueden contar conmigo para lo que necesiten. También soy usuaria del coworking para trabajar y soy una más de la #hashtagfamily.

 

¿Qué servicios demandan en el alojamiento donde se instalan?

Sobre todo esperan que esté cerca del espacio de coworking donde luego irán a trabajar. Que sea cómodo y confortable. Bien conectado con el resto de la ciudad y que cuente con una comunidad con la que poder relacionarse.

 

¿Cuánto puede ser su estancia promedio?

Como mínimo una semana. Y a partir de ahí, si la ciudad les gusta y encuentran los servicios que necesitan para trabajar cómodamente, pues van ampliando la estancia. Pueden llegar a quedarse la temporada de invierno completa.

 

Muchos teletrabajadores cambian de coworking o alojamiento durante su estancia. Incluso rotan de zonas dentro de la isla. ¿Ese ‘no parar la pata’, es por un nivel de exigencia alto? ¿O es ‘novelería-viajera’?

Aunque vienen a trabajar y buscan ‘espacios estables’ para desarrollar su actividad, luego cuando llegan descubren que cada parte de la ciudad ofrece servicios y actividades muy diferentes. Les gusta conocer zonas diversas y relacionarse con personas distintas. Y aprovechan para moverse por la isla y conocer algo más, aparte de la ciudad. O incluso en ocasiones cambian de isla por unos días y de nuevo regresan a Gran Canaria.

 

Las Palmas de Gran Canaria ocupa un puesto destacado en Nomad List, el ranking global de referencia de este mercado. A pesar de eso, parece que aún vivimos ajenos a nuestra fuerza como destino de teletrabajadores. ¿O ya se entienden mejor las posibilidades del ‘turismo de trabajo’?

Sí, yo sí pienso que ya se han abierto los ojos a este nuevo ‘tipo de turista‘. Aunque quedan muchas cosas por cambiar. Aún hay que entender mejor las necesidades de los trabajadores remotos y los nómadas digitales. Son diferentes a las del turista tal como lo conocíamos.

Necesitamos servicios de calidad y alojamientos adaptados a la nueva demanda. Y ayudas a empresas locales que están desarrollando proyectos enfocados a esos viajeros. Es fundamental para que el destino crezca. De nada sirve “vender” Las Palmas de Gran Canaria o Gran Canaria como destino top para remoteworkers, si luego una vez aquí se encuentran obstáculos, hasta el punto de propiciar que incluso recorten su estancia.

 

¿Nombrarías a algún viajero/a que haya dejado un recuerdo fuerte?

Pues te podría decir unos cuantos. Pero el año pasado llegó una pareja de Suecia, Federica y Johan, que sólo iban a estar un mes y finalmente se quedaron cuatro. Creo que una de las razones fue que encontraron en Hashtag no sólo un buen espacio para trabajar, sino que además encajaron perfectamente con la filosofía del coworking. Salíamos juntos, hacíamos muchos planes y aprendimos mucho de ellos, así que desde luego que dejaron una gran huella, les echamos de menos.

 

¿Y el coworker o la coworker más divertida en este tiempo?

Somos una gran familia, aparte de muy profesionales, muy muy divertida. Y pasamos momentos estupendos en el coworking. Algunos ejemplos de buenos profesionales que también son muy divertidos, Leandro Testa, de “Take me Out” y Chema Suárez, de Canarycleta.

 

Creo que este negocio va un poco de activar, conectar gente, hacer que se sientan cómodas. ¿Se puede ser un mormo y tener un coworking? Como que no funciona mucho..

¡Por supuesto! La esencia de este tipo de espacios es siempre la persona que está detrás, aunque no es menos importante la comunidad que forma parte del coworking. Pero ser una persona abierta, comunicativa, con inquietudes y con ganas de conocer nuevos profesionales, eso a la postre crea un ambiente que nos enriquece a todos. Pero sí, sobre todo, lo importante en esto es la actitud positiva.

 
 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Agüita (@aguitamarketcanarias)

 
 

¿Podría conectarse mejor a los remoteworkers con la comunidad local? En muchos casos son viajeros con sensibilidad por dejar huella positiva.

Sí, lo que hace únicos a los remoteworkers son las ganas de conocer gente local, de vivir como uno más, conocer costumbres, la gastronomía, de ser parte de su comunidad. Próximamente y junto a otros espacios de coworking, se lanzará un proyecto donde precisamente se une a esa comunidad de nómadas digitales con diversos proyectos culturales, sociales y medioambientales locales, para que juntos dejen una huella positiva, buscando que la estancia en la isla sea así lo más enriquecedora posible, para ambos.

 
 
Hay algo singular en el sector del coworking. Visto desde fuera, vemos que se ayudan, colaboran, mantienen vínculo continuo.

Sí, es fundamental para que el ecosistema de los coworking funcione a la perfección. Es necesario que trabajemos en común, en un entorno colaborativo, aportando cada uno lo mejor de su espacio. Los coworking de la ciudad son muy diferentes entre sí. Bien porque están en distintas zonas, por tipo de público, por sus actividades alternativas. Eso nos enriquece y es lo que convierte a Las Palmas de Gran Canaria en uno de los destinos preferidos para venir a trabajar. Cuánta mayor variedad de oferta tengamos, más diversidad de empresas y trabajadores vendrán a instalarse aquí. Más riqueza, en todos los sentidos. Es algo que tenemos muy en cuenta los espacios de coworking, y por eso trabajamos en la misma dirección.

 
 

 
 
 

Antes de emprender trabajaste en empleos de corte más tradicional, en grandes corporaciones. Ahora que andas en la vorágine de ser autónoma, ¿echas de menos la rutina del 9.00 a 17.00? ¿O prefieres llegar a tu local y encender luces sin saber cómo será el próximo cliente que cruce la puerta?

Trabajar en grandes empresas me dio la oportunidad de crecer profesionalmente y desarrollar actividades que me han aportado mucho a nivel laboral. Pero ese ‘alma emprendedora’ siempre estuvo conmigo. Y de alguna manera, sabía que tarde o temprano crearía mi propio camino.

Ser madre me llevó a conocer otras formas de trabajar, no necesariamente sentada 8 horas en una mesa. Pude aprender una actividad nueva y con ello llegó la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar y marcar mis horarios. Una oportunidad que, pandemia mediante, me permitió consolidar mi trabajo en marketing y comunicación, y abrir al tiempo un espacio de coworking para seguir en compañía de profesionales de los que aprendo cada día, dando rienda suelta a la creatividad. Así que a pesar de la lucha diaria de una autónoma, echando la vista atrás, volvería a repetir.

 

 
*Conozca Hashtag Workspace en su sitio web.
**Siga las novedades del Agüita Market

 
Reportaje gráfico: Arcadio Suárez