MASKA: ‘fomentar la economía circular tendrá impacto directo en la generación de empleo turístico’

El camino a la sostenibilidad es transversal en cualquier sector y el turismo no es excepción. Comunicar las iniciativas de cambio sostenible que crecen en Gran Canaria se ha convertido por ello en uno de los retos que afrontan en Maska, startup de comunicación y sostenibilidad, a caballo entre Gran Canaria y Madrid. Del momento de transformación que vivimos pudimos hablar con José Andrés de Lorenzo-Cáceres y Chamaida Ventura, parte de su equipo.

¿Cuándo nace Maska? ¿Por qué se lanzan a crear una empresa especialmente orientada a la sostenibilidad?

Maska surgió mientras estábamos inmersos en un proyecto anterior, Klawter, una agencia de Marketing Digital. Maska nace para conectar digitalmente a empresas, entidades, personas y colectivos que compartan la sostenibilidad como preocupación. Nuestro propósito es medir el impacto social y medioambiental de las empresas y ayudar a visibilizar sus acciones en materia de sostenibilidad, para fomentar una producción y consumo sostenible.

Durante el año, compaginar el trabajo de la agencia con el nuevo proyecto nos consumía mucho tiempo, por lo que tuvimos que decidir si apostábamos por él o lo dejábamos aparcado. Finalmente, nos decantamos por la primera opción.

Así, Maska se convirtió en una spin-off: un proyecto que nace de otro, pero que se independiza con un equipo y objetivos propios.

 

¿Qué beneficios obtienen las empresas que apuestan por un enfoque sostenible?

Según un estudio de Forética, organización referente en sostenibilidad y responsabilidad social empresarial en España, las compañías que apuestan por la sostenibilidad ESG consiguen un 47 % más de ingresos, un 36 % más de beneficios y un 10 % menos de coste de capital en procesos de inversión. Todo ello sin contar con los beneficios directos al ecosistema natural, social y en el contexto en el que la empresa está presente.

 

¿Qué servicios presta Maska a las empresas inmersas en esos procesos de cambio?

Inicialmente, nuestro proyecto se centraba más en la consultoría para empresas. En concreto, buscábamos ayudar en la integración de la sostenibilidad en la estrategia del negocio, así como en su comunicación. Todo ello apoyado en servicios de Marketing Digital.

Sin embargo, vimos que las posibilidades de escalar el negocio eran limitadas. Por ello, iniciamos el desarrollo de una herramienta digital que permite dar servicio a un mayor volumen de empresas. Facilitará la generación de informes de sostenibilidad y ofrecerá servicios como puntuaciones, rankings y planes de acción para la comunicación de acciones sostenibles.

 
 

 
 
 
En los últimos años hemos dado un salto gigantesco al marketing centrado en valores. Marcas de tamaño buscan adaptarse a la nueva psicología del consumidor, pero son cambios culturales fuertes, del marketing de Gran Consumo a este estadio nuevo. ¿Cuáles son los errores más comunes en ese camino?

Uno de los principales errores es no estar al tanto de los cambios en las prioridades de los consumidores. Según el estudio ‘Consumers want it all’ (IBM, 2022), realizado a más de 19.000 personas de más de 28 países, el 44 % de los consumidores eligen productos y marcas en función de cómo se alinean con sus valores. Estos valores se contemplan tanto desde el punto de vista medioambiental, social o del entorno en el que se desarrolla.

El cuidado de la salud mental es otro aspecto que ha tomado fuerza, especialmente a raíz del COVID-19, también muy relacionado con la consciencia social.

 

Para ustedes ¿qué marcas son referencia de buena comunicación en sostenibilidad, o de acertada orientación a generar impacto en la comunidad?

Un caso que nos gusta mucho es el de Heura. Es una marca que ha sabido hacer de sus productos plant-based un movimiento que ha inspirado a miles de personas y a otras empresas. Su apuesta por productos de origen no-animal tiene repercusiones positivas en el medioambiente y en los propios animales. Además, han conseguido incorporar su catálogo de referencias en establecimientos de alimentación de toda España, lo que les permite un acercamiento más directo a su público objetivo y un impacto mayor.

 

¿Y qué destinos realizan acciones de ESG que les llamen la atención?

Los países nórdicos son en general un buen ejemplo. Dinamarca o Suecia suelen salir siempre bien posicionados en los ránkings por su preocupación por el entorno y el respeto al ecosistema natural. Quizás el hecho de que son países próximos al Ártico les ha hecho ver más de cerca el problema del deshielo de los glaciares.

En España, hay varias regiones o ciudades que destacan en este tipo de posicionamiento. Una de ellas es Vitoria-Gasteiz, conocida como la ‘capital verde’, premiada en los European Green Capital 2012 y Ciudad Verde Global 2019.

Otro caso que nos toca de cerca es Lanzarote. Es una isla que ha crecido bajo unas premisas de sostenibilidad adaptadas al entorno, y que reclama un turismo a la altura. Un ejemplo inspirador que también se enfrenta a retos actuales, como la masificación turística.

 

¿Hasta dónde llega el potencial de la pequeña y mediana empresa para integrar la sostenibilidad en su propuesta de valor? ¿Es relevante la escala para trabajar estos cambios de modelo?

Todas las empresas pueden incorporar un propósito sostenible en sus organizaciones, adaptado a su tamaño y a sus posibilidades. Lo importante es que no se haga por cuestiones puramente legales o por modas. Debería estar relacionado con los valores de la empresa y alinearse con su propósito. Solo así se integrará de forma correcta en el core y en la estrategia del negocio.

Incorporar un propósito sostenible es posible en cualquier tamaño de empresa

 
 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Maska (@somosmaska)

 
 

Crece en Europa una corriente de opinión contraria al viaje en avión, algo que preocupa en grandes regiones turísticas como Canarias. ¿Ven en el ‘flygskam’ una amenaza para los destinos insulares europeos?

No creemos que esta tendencia acabe afectando de manera notable en los traslados en avión, dada la elevada cantidad de vuelos que se realizan habitualmente y a cómo viajar se ha convertido en una opción de ocio imprescindible para perfiles de todas las edades.

Pero sí vemos que esta situación debería ser punto de inflexión para que los destinos ―y el resto de actores que intervienen, como aerolíneas o establecimientos alojativos― empiecen a medir el impacto real de sus emisiones, incorporen procesos innovadores, como biocombustibles, u ofrezcan una manera de compensarlas. De esta forma, el turista será consciente de cuánto supone viajar, pero también tendrá en su mano soluciones para minimizar el impacto.

Desde hace un tiempo, grandes empresas ofrecen información sobre el impacto que tienen a nivel de sostenibilidad. En el caso de Google Maps, indica rutas alternativas a la hora de realizar un trayecto concreto. Otro ejemplo es Booking, que cuenta con un programa de Viajeros sostenibles, con una clasificación de alojamientos que promueven una estancia más responsable.

El turista quiere soluciones para minimizar el impacto del viaje

 

Las marcas-territorio de Canarias son marcas de calado, con notoriedad y largo recorrido. Pero identificadas en algunos mercados como ‘sol y playa’ convencional. Diferenciarlas bajo el paraguas de la sostenibilidad, seguro exigirá objetivos de largo plazo..

Efectivamente, no es un trabajo que se pueda hacer de la noche a la mañana, pero es algo que las marcas-territorio deben abordar, y afortunadamente muchas ya lo tienen en el foco. Aunque Canarias se identifica en muchos casos como un destino de ‘sol y playa convencional’, el turista que nos visita está al tanto de los cambios que se producen. Como ejemplo, Alemania, uno de nuestros grandes mercados, con un tipo de consumidor cada vez más sensibilizado con la sostenibilidad.

Complementar la oferta del destino con una preservación del entorno es algo positivo tanto para el destino como para los turistas que lo visitan. Además, el fomento de la economía circular tiene un impacto directo en la generación de nuevos puestos de trabajo o en el mantenimiento de los tradicionales. En definitiva, lo que se busca es un mantenimiento del destino en condiciones óptimas para los que lo viven y lo visitan.

 
 

 
 
 
Han desarrollado un primer trabajo para Turismo de Gran Canaria, llamado ‘Isla de tus nietos’. ¿Con qué objetivo se crea?

Gran Canaria debe garantizar un verdadero futuro para las próximas generaciones. Un futuro económico, social y, por tanto, sostenible, en el que ponemos a las personas en primer plano. En el que apelamos a la consciencia y a la urgencia de pasar a la acción. Así, ‘Isla de tus nietos’ se crea con el objetivo de poner en valor iniciativas empresariales de Gran Canaria que llevan años apostando por un presente y futuro sostenibles.

En ‘Isla de tus nietos’ se da cabida a iniciativas públicas y privadas, pero todas con un fin común: la preservación del entorno y el foco en la economía circular. En concreto, se han realizado reportajes a representantes del sector primario (Feria Km.0 Gran Canaria o Restaurante Casa Romántica), servicios al visitante (Hotel Rural Las Longueras, EtnoExperience Canarias o Spirit of the sea), además de otros agentes que intervienen directamente en la preservación del territorio grancanario (Foresta, Reserva de la Biosfera y Guguy).

Para nosotros ha sido un proyecto muy enriquecedor profesional y personalmente, y creemos que tiene un amplio recorrido para seguir reflejando muchas otras acciones que ya se desarrollan en la isla, con impacto real en la mejora de la vida de todos.


 
 
*Más Información en la web de Agencia Maska
Instagram: @somosmaska | LinkedIn: maska.es
 
**Fotoreportaje: Arcadio Suárez